“Ya no soy presa fácil”: Mujer huyó de pareja abusiva y se convirtió en luchadora de artes marciales

 184 Total vistas,  1 Vistas hoy

Kheira Saadi (Francia) tuvo una infancia y adolescencia muy duras, siendo maltratada y pasando por centros de menores. Llegó a EE.UU escapando de una relación dañina y dice que las artes marciales mixtas le han servido para superar el trauma con “empoderamiento y catarsis”.

En su infancia transcurrida en Francia, Kheira no la tuvo nada de fácil. Siendo pequeña fue víctima de maltratos por parte de la gente que estuvo a cargo de ella y creció sin sus padres presentes: fue derivada a un centro para menores mientras su progenitor cumplía tiempo en la cárcel por tráfico de drogas.

En dicho lugar, Kheira tuvo que soportar todo tipo de abusos psicológicos y sexuales, lo que la llevó a buscar apoyo y comprensión en los lugares equivocados, sobre todo a la hora de lidiar con hombres.

“Cuando tenía 14 años ya estaba en la mía, haciendo amigos en donde no debía. Usualmente me ponía muy ansiosa alrededor de los hombres, siempre tuve problemas con ellos, desde una edad muy temprana”.

—Kheira Saadi vía Daily Mail

A pocos años de independizarse, Kheira se emparejó con un hombre que transformó su relación en un círculo vicioso de maltratos. Harta, en 2012 decidió escapar desde Francia a Bruselas (Bélgica) con su hija pequeña para liberarse de su expareja, distancia que aumentó cuando “cruzó el charco” para ir a Sacramento (California, EE.UU) a buscar una nueva vida.

Allá encontró la que se convertiría en su gran pasión: las artes marciales mixtas. Si bien en su pasada por Bruselas hizo unas cuantas clases de boxeo, su llegada a Norteamérica la hizo probar con el MMA. Ahí comenzó un romance que ahora mismo la tiene entrenando durísimo para competir en el circuito de esta disciplina.

Tras un par de años de entrenamiento, tuvo cuatro combates de kickboxing, de los cuales ganó dos y perdió los otros dos; ella rescata que nunca ha perdido por nocaut ni se ha lesionado gravemente.

Para ella, pelear no sólo es una forma competitiva de deporte, sino que también una forma de “empoderarse y hacer catarsis”.

“Le diría a cualquier mujer que ha sido abusada que pruebe con los deportes de combate. Mi abusador ya no podría golpearme ahora. Ya no soy una presa fácil. Ahora puedo hablar de las cosas, y estoy comenzando de nuevo”.

—Kheira Saadi vía Daily Mail

El próximo paso para esta inspiradora mujer es mudarse a una ciudad más grande, donde haya un gimnasio más desarrollado para sus entrenamientos.

Su meta ideal sería entrenar a tiempo completo mientras hace estudios de enfermería, y todo con la intención de desarrollar una carrera en boxeo o MMA a futuro.

(Con información de Upsocl)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *