(VIDEO) Voronezh: “Los extraterrestres gigantes y su contacto extremo con niños”

 324 Total vistas,  1 Vistas hoy

El 10 de octubre de 1989, todo el mundo se conmocionó con una impactante noticia: un OVNI había aterrizado en un parque público de Voronezh, una población de la antigua Unión Soviética.

Los niños testigos del los OVNIs de Voronezh

La escalofriante noticia la dio a conocer la Agencia Tass y rápidamente fue replicada por diarios y noticieros del mundo. Voronezh estaba en el ojo del huracán.

Algunas agencias anunciaron que del OVNI había bajado unos seres gigantescos acompañados de un robot. Y lo peor, es que estos habían hecho desaparecer a un niño con un arma.

El OVNI de Voronezh

El Artículo de la Agencia Tass decía lo siguiente:

«URSS: científicos confirman el aterrizaje de un OVNI. Informe Especial de la agencia rusa Tass: un OVNI aterriza en un parque en Voronezh, Rusia.

Cuatro alienígenas de 3 metros de alto salen de la nave, causando el pánico entre la muchedumbre de espectadores que huyen.

Los hechos habían sucedido a las 18.30 horas del miércoles 27 de septiembre. Varios niños que jugaban en el parque de la ciudad rusa de Voronezh, y personas que esperaban al autobús habían visto en el cielo una luz rosada, que después se convirtió en un globo de color rojo oscuro de 10 m de diámetro aproximadamente.

Según Vladimir Lebedev, corresponsal de la Agencia Tass, en Voronezh, muchos niños habían presenciado el aterrizaje del OVNI y posterior descenso de varios alienígenas en el parque.

Ataviado con un mono plateado, botas de color bronce y un disco en el pecho, de tres metros de altura, con cabeza diminuta y tres ojos, uno de los supuestos alienígenas salía de la nave acompañado por un robot. El extraterrestre emitió un sonido y dibujó sobre la tierra un triángulo luminoso de unos 30 por 50 cm que desapareció rápidamente.

La extraña criatura tocó el pecho del robot, y éste comenzó a andar. En ese momento, uno de los niños gritó aterrorizado, el extraterrestre le miró y el pequeño se quedó paralizado.

Después, el alienígena apuntó a uno de los jóvenes con un “arma”. Un objeto similar a un tubo de medio metro de largo, y el muchacho desapareció instantáneamente, para reaparecer cuando el ser regresó a su nave y ésta partió a gran velocidad.»

Lo más extraño del asunto, es que los científicos de la Universidad de Voronezh, confirmaba el suceso.

Representación de los extraterrestres y el robot.

Confirmación científica

Los científicos del Laboratorio de Geofísica, a 500 kilómetros de Moscú, fueron quienes confirmaron el aterrizaje de un objeto volador no identificado. También aseguraron que habían pisadas de los seres alienígenas denunciados por los testigos.

Los expertos identificaron el lugar de aterrizaje gracias a sistemas de biolocalización, de acuerdo a las declaraciones de Genrij Silanov, jefe del laboratorio de Geofísica de Voronezh.

Según los científicos, había un círculo de 20 metros de diámetro junto a hendiduras de 4 a 5 centímetros de profundidad y de 14 a 16 centímetros de diámetro cada una. Estas estaban en los 4 puntos de un rombo. También se encontró una extraña piedra de color rojo.

El análisis reveló que el material con el que estaba hecha la roca no existía en la Tierra, o al menos no se conocía. Sin embargo, también aseguraron que necesitaban más pruebas.

El periodista Vladimir Ledevev, declaró que los expertos también habían encontrado un hoyo el suelo. Parece ser que los extraterrestres habían tomado alguna muestra del terreno.

Sorprendentemente, el extraño incidente de Voronezh no ha sido investigado por algún otro ufólogo occidental, salvo el reconocido investigador Jacques Vallée. Así lo dejó saber en su libro «UFO Chronicles of the Soviet Union: A Cosmic Samizdat». El cual fue coescrito junto a la periodista científica del diario Le Figaro, Martine Castello.

Recorte de prensa del caso.

¿Manipulación mediática?

En su visita en 1990, Vallée no estaba convencido de la veracidad del suceso. Muchos datos e información no concordaban con la naturaleza del fenómeno en Voronezh.

Otro punto clave para las dudas del investigador era el símbolo ummita usado. Esto, junto a las pesquisas, le dejó claro que podía haber manipulación de «agentes externos».

La manipulación tenía un propósito claro: restar credibilidad a un hecho, crear confusión. Por lo tanto, para Vallée, debía haber «algo de verdad» en el hecho.

Esto lo corroboró cuando notó la velocidad con la que las autoridades quisieron zanjar el asunto. Otro ejemplo fue cuando quisieron desacreditar al periodista del Tass que dio la noticia al sacar un artículo titulado: «El corresponsal de Tass que dio el notición de los OVNIs, un amante del vodka».

«El redactor jefe adjunto de la agencia de noticias soviética Tass, Igor Yefimov, declaró que no cree en la historia del OVNI de la ciudad rusa de Voronezh difundida anteayer por un corresponsal de la agencia conocido por su amor al vodka. “El reportero Vladimir Ledebev deberá examinar el caso con lupa”, dijo Yefimov».

Este suceso aún no se ha esclarecido del todo y ha existido tanto hermetismo que es complicado que se resuelva. Algunos sugieren que es real, otros que no fue más que una noticia sensacionalista. Sin embargo, tenemos la esperanza de que algún día se sepa la verdad.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *