(VIDEO) Testigo de la Marina asegura haber visto un OSNI operando bajo el agua

 3 Total vistas,  3 Vistas hoy

Por primera vez, un ex ayudante de artillero de la Marina comparte su encuentro con un OSNI, o lo que es lo mismo, un objeto submarino no identificado

Hace ya casi cuatro años que hablamos del USS Nimitz y su encuentro con objetos tipo «Tic Tac». Ahora se suma una nueva vuelta de tuerca al asunto.

Es un avistamiento de lo que parecía el mismo tipo de objeto, visto desde un portaaviones de clase Nimitz, solo que este objeto desconocido estaba operando bajo el agua.

El USS Carl Vinson es el tercer portaaviones clase Nimitz de la Marina de los Estados Unidos. Se puso en servicio por primera vez en 1982, se desplegó en 1983 y es famoso por ser el barco desde el cual el cuerpo de Osama bin Laden fue supuestamente arrojado al mar en 2011.

Desde 2009, el barco ha sido el buque insignia del Carrier Strike Group One. El suboficial E-4 John Baughman sirvió en la Marina de 2008 a 2013.

En enero de 2010, estuvo estacionado a bordo del Carl Vinson, desarrollando labores de ayuda humanitaria a Haití después de que un terremoto destruyera una gran parte del país.

Como ayudante de artillero, su trabajo consistía en «montar, guardar y asegurar todo el armamento, reparar y calibrar los sistemas de defensa, mantener el lanzamiento de misiles guiados, lanzacohetes, soportes de armas y todos los demás artefactos».

En otras palabras, un trabajo que conlleva gran responsabilidad y solo se le da a personas aptas.

El avistamiento

Un día, mientras se tomaba un breve descanso en la cubierta, al lado de un lanzador de misiles antiaéreos, algo llamó su atención en el agua tranquila y clara, diferente a todo lo que había visto antes.

«A menudo veía todo tipo de cosas nadando y flotando debajo y en la superficie», dijo. «Todo, desde tiburones, delfines y ballenas hasta calamares gigantes, tortugas marinas y peces espada».

Baughman enfatizó que se había acostumbrado a identificar qué había en el océano y a qué profundidades.

«Tenía un punto de referencia bastante bueno sobre qué tan grande o profundo era algo en el agua, especialmente cuando se puede ver la línea de flotación en el costado del barco».

«Estaba mirando el agua desde arriba cuando un objeto grande, tocho y blanco, de aproximadamente seis metros de largo, apareció repentinamente a la vista debajo de mí, moviéndose hacia la derecha y lanzándose hacia las profundidades tan rápido como apareció. Realmente no pude comprender lo que vi».

«Definitivamente era un objeto sólido, pero cuando descendió, su extremo delantero colapsó rápidamente sobre sí mismo y desapareció».

Baughman reaccionó ante este momento con incredulidad y entusiasmo. Sintiendo que era una observación importante, le contó a su supervisor lo que había visto.

Capitán Kent D. Whalen y John Baughman, 2011

En lugar de un interrogatorio serio o una instrucción para presentar un informe, se encontró con un simple encogimiento de hombros. El supervisor dijo simplemente que «todos ven cosas raras en el océano».

Emergiendo a la luz

Entonces, ¿qué pudo haber sido? Con una descripción inquietantemente similar del ahora famoso objeto «Tic Tac» avistado en los portaaviones Nimitz y Princeton en 2004, ¿podría haber sido algo similar?

Y si es así, ¿estos objetos de forma oblonga provienen de las profundidades oceánicas? Baughman es cauteloso en sus conclusiones. «Podría haber sido casi cualquier cosa», admitió.

«Restos flotantes que se mueven rápidamente con una gran capacidad para desaparecer por completo, un tiburón albino muy grande o una ballena albina. Incluso podría ser una ilusión óptica, pero proyectaba su propia sombra y así fue como pude percibirlo como un objeto sólido».

Tiene razón en ser cauteloso, por supuesto, dado que una ballena gris puede medir hasta doce metros de largo.

Para Baughman, estaba claro que informar de tal incidente probablemente no era lo mejor para él por la respuesta que le habían dado.

Evitó hablar de ello durante muchos años… pero su pensamiento sobre el tema de dar un paso al frente comenzó a cambiar en 2017, cuando el incidente del Nimitz se hizo público.

Al igual que muchos otros miembros del personal de la Marina que se han encontrado con objetos extraños en el agua o en el cielo, ese evento fue un momento crucial para que muchos finalmente dieran un paso adelante y hablaran.

«Alex Dietrich y Dave Fravor fueron los factores de motivación iniciales para que saliera a contar mi experiencia», señaló.

Baughman se sintió empoderado para finalmente hablar, pero muchos militares activos todavía tienen miedo de hacerlo hoy en día. Aún así, no informar podría representar una amenaza mayor.

De acuerdo a los nuevos estándares sobre este tipo de avistamientos, si no se reportan, se está dejando pasar una posible amenaza sobre espacio aéreo y marítimo restringido.

«Es difícil asimilar algo como esto y todavía me siento algo inseguro al respecto porque no le encuentro sentido».

«Pero al mismo tiempo, más datos, incluso tan básicos como los de mi historia, podrían ayudar a resolver el misterio de si son adversarios extranjeros, entidades no humanas o una miríada de otras posibilidades», concluyó.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *