(VIDEO) Shanti Devi: el insólito caso de la niña india que demostró haber vivido 2 veces

 142 Total vistas,  1 Vistas hoy

¿Existe la reencarnación? Es una pregunta que la humanidad se ha hecho desde hace siglos. Sin embargo, es posible que esa respuesta se encuentre en Shanti Devi, una niña india que, después de aprender a hablar, contó a sus padres anécdotas de su vida pasada.

Shanti Devi fue una niña nacida en la India que aseguraba haber vivido 2 veces. Eventos sencillos desencadenaban una ola de recuerdos que sorprendían a todos. Afirmó tener un hijo en octubre de 1925, detallando lo doloroso de su parto.

Contó sobre su ex marido, donde vivía y como se llamaba y, sorprendentemente, éste seguía vivo y habitando el mismo lugar. Esto llevó a que se reencontraran… algo que ni la ciencia pudo explicar.

Shanti Devi y sus extraños recuerdos

El 11 de diciembre de 1926, nació Shanti Devi. Parecía ser una niña normal hasta los 4 años, cuando comenzó a divagar sobre una vida pasada en el pueblo de Mathura, a casi 120 kilómetros de distancia.

Devi recordó con gran detalle las tiendas y calles de la ciudad. También comenzó a hablar sobre su esposo, un comerciante cuyo nombre dijo cuando cumplió los 9 años. Pero todo ese tiempo le dijo a sus padres que fue un hombre bueno, de gafas y con una distintiva verruga en la mejilla derecha.

A pesar del extremo detalle con el que describía todo, los padres de Devi pensaban que solo era su imaginación. Cuando la niña dijo que el hombre en cuestión se llamaba Pandit Kedarnath Chaube, a veces conocido como Kedar Nath, un amigo de la familia decidió averiguar si realmente había algo de verdad en lo dicho por la niña.

El amigo localizó a un comerciante con dicho nombre en Mathura y le preguntó sobre los recuerdos de Devi. Para sorpresa de todos, Nath respondió confirmando todos los detalles.

En un esfuerzo por poner a prueba la información dada por la niña, enviaron a un familiar haciéndose pasar por Nath, pero la pequeña no se dejó engañar y le dijo que era un primo de su marido.

Sorprendido, el hombre se presentó con el hijo que había tenido con su esposa fallecida. Al verlos, Shanti Devi comenzó a llorar. Nath solicitó hablar con la pequeña y, según admitió el mismo, cada pregunta que le hizo fue respondida correctamente.

Los 3 pasaron un tiempo juntos, hasta de que Nath y su hijo debieron volver a su hogar. Ella prometió que podía llevarlos y, para convencerlos aún más, les contó que había una caja de dinero enterrada ahí.

La investigación

La historia había captado la atención del mismo Mahatma Gandhi, quien decidió enviar una comisión para investigar el caso. En noviembre de 1935, los investigadores se unieron a Shanti Devi y sus padres para viajar a Mathura.

Efectivamente, la pequeña no tuvo inconvenientes en llevar al grupo a su antigua casa. En el camino, contó anécdotas de diferentes localidades y edificios desconocidas para alguien que no hubiera vivido en el pueblo.

Los investigadores pidieron información sobre el supuesto tesoro en la casa, por lo que Devi señaló que estaba en una habitación, por lo que Kedar Nah decidió abrir el suelo, encontrándose con un cofre. El problema es que estaba vacío.

Shanti Devi estaba conmocionada, buscando ella misma en el agujero y asegurando que había dinero ahí. Tiempo después, sería el mismo Nath quien admitió que lo había tomado después de la muerte de su mujer.

El viaje continuó hasta la casa de sus antiguos padres. La niña inmediatamente reconoció a los ancianos y los abrazó.

En su informe, los investigadores no pudieron encontrar una explicación racional para lo visto en el viaje con Shanti Devi.

Devi no solo recordaba su vida anterior, sino que podía explicar todo lo que pasó en su vida anterior.

Una vida espiritual

Desde el año 36 al 39, transmitió su experiencia a los escépticos y a los nuevos creyentes que la buscaban. Afirmó que al momento de morir, se sentía mareada y envuelta por una profunda oscuridad, antes de que una luz revelara a 4 hombres en ropa interior amarilla frente a ella.

«Los cuatro parecían estar en la adolescencia y su apariencia y vestimenta eran muy brillantes. Me pusieron en una taza y me llevaron.»

Dijo que vio al dios Krishna mostrando a cada persona un registro de sus buenas y malas acciones en vida, diciéndolo lo que les pasaría. Después, declaró que la llevaron a una escalera dorada, donde veía un gran río limpio y puro. Ahí había almas que parecían llamas de lámparas.

Años después, Shanti Devi dio una entrevista en 1958, con 32 años de edad. Nunca se casó y vivía una vida espiritual y tranquila en Delhi. También dijo que pensaba crear una organización para los creyentes de los «dictados de la voz interior».

Algunos historiadores siguen estudiando el caso de Shanti Devi, una historia que demuestra las creencias hindúes sobre vidas pasadas. Aunque algunos expertos creen que se trató de una especie de «fábula», existen registros que la mujer falleció en 1987, a los 61 años de edad.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.