(VIDEO) Proyecto Silver Bug: tecnología extraterrestre usada para crear un platillo volador

 183 Total vistas,  1 Vistas hoy

En los años 90, la División Aeronáutica de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, hizo de conocimiento público ciertos informes desclasificados. En ellos destacaba el Proyecto Silver Bug, enfocado en la creación de un «platillo volador» militar.

Foto tomada de uno de los supuestos platillos del proyecto Silver Bug.

También conocido como USAF Proyecto 1794, el Proyecto Silver Bug fue  creado por la Fuerza Aérea con una sola finalidad: crear un platillo volador.

Para ello contrató una empresa canadiense con base en Ontario, llamada Aircraft Limited. Así, empezaron la creación de una nave de despegue y aterrizaje vertical y para alcanzar velocidades máximas de Match a más de 30.00 metros de altura.

Proyecto Silver Bug y una nave avanzada

El informe oficial mostró que el proyecto se canceló en 1960, principalmente por problemas al volar a gran altura. Sin embargo, desde el año 55, se tenía sospecha de que se había usado tecnología extraterrestre. Su descalificación no fue más que la confirmación.

Muchos investigadores mostraron dudas sobre el informe de desclasificación de los Archivos Nacionales, ya que, antes de esto, el gobierno no daba ninguna respuesta sobre el proyecto. Esto aumentó la incertidumbre sobre su creación

¿Cuál era su objetivo? ¿Por qué se canceló?

Existen muchas versiones sobre esto, algunos creen que hubo una serie de accidentes mortales durante la investigación.

Esto sugiere que el prototipo de la nave era tan peligroso que el personal le tenía pánico. Otras teorías apuntan a que se usaba tecnología extraterrestre o, incluso, usaban la energía Vril.

En 1922, el Doctor W. O. Schumann, profesor de la Universidad Tecnológica de Múnich, y quien descubrió el efecto de resonancia del sistema tierra-aire-ionosfera, conocido como Ondas Schumann, desarrolló un prototipo de nave circular con energía Vril.

Uno de los planos filtrados.

De acuerdo algunos expertos, esta es una energía vital concentrando en el interior de cada planeta, con facultades ilimitadas y que puede ser disciplinada y usarse como combustible para todo tipo de máquina.

Platillos voladores terrestres

Aunque el disco tripulado se estrelló durante su vuelo inaugural, otra versión más avanzada de cinco metros llamada «RFZ-2», voló con éxito. Esta nave la adquirió, en 1944, la División SS E-IV del Tercer Reich de Hitler.

Estas naves combinaban los sistemas de turborreactores anti gravedad y la propulsión convencional.

Así, podían elevarse de manera vertical. Aunque este y otros diseños más avanzados se desarrollaron con éxito, se ganaron una mala reputación por que pasaban más tiempo en mantenimiento que operando.

Pero los diseños Vril anti gravedad mostraron mucha más eficacia. Estos eran enormes giroscopios que tenían la particularidad de levitar a través de la generación de sus propios campos gravitatorios.

Sus principales características era que podía realizar giros de hasta 90 grados, además de ser capaz de alcanzar velocidades de 12.000 kilómetros por hora en ángulo recto sin ningún tipo de sensación de movimiento o inercia.

Durante mucho tiempo, el Proyecto Silver Bug fue considerado como una «leyenda urbana», Sin embargo, son cada vez más archivos desclasificados que van saliendo a la luz, los cuales dicen la verdad sobre el tema OVNI y las construcciones terrestres desarrolladas con sus tecnologías.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *