(VIDEO) Podría reescribir la historia: Descubren una pirámide con 300 momias

 489 Total vistas,  3 Vistas hoy

La pirámide desconocida que se desenterró en la necrópolis de Giza perteneció a una antigua faraona, cuya identidad sigue velada tras milenios de historia.

El egiptólogo Zahi Hawass y una de las momias descubiertas en Saqqara, un sitio de excavación en las afueras de El Cairo. | Crédito: Zahi Hawass

A 100 años del descubrimiento de la tumba de Tutankamón, la necrópolis de Giza sigue siendo un campo fértil para los hallazgos arqueológicos.

Recientemente, un equipo de investigadores del Ministerio de Antigüedades de Egipto reportó el descubrimiento de cientos de momias, enterradas al interior de una pirámide previamente desconocida.

A cargo del arqueólogo emérito Zahi Hawass, el equipo de investigación exhumó los restos momificados de al menos 300 personas. 

Se asume que formaron parte del cuerpo de servicio de una faraona de la que no se tenía registro hasta el momento, enterrada antiguamente cerca de la tumba de Tutankamón. Esto es lo que sabemos.

300 momias y una red de pozos interconectados

Además de las 300 momias desenterradas en la pirámide desconocida, los arqueólogos encontraron un alijo de ataúdes y artefactos, así como una serie de túneles interconectados.

Estos hallazgos son el resultado de dos años de excavaciones en el sitio de Saqqara, a unos 32 kilómetros de El Cairo.

Hasta ahora, se sabe que algunos de los ataúdes pertenecieron a generales distinguidos, que fueron consejeros cercanos de Tutankamón. Seguramente, lo acompañaron desde que subió al trono hasta su muerte temprana, a los 19 años.

Además de estos restos, los investigadores encontraron un antiguo santuario funerario en honor a Teti, el primer rey de la Dinastía VI:

«TETI FUE ADORADO COMO UN DIOS EN EL PERÍODO DEL NUEVO REINO, POR LO QUE LA GENTE QUERÍA SER ENTERRADA CERCA DE ÉL», DIJO ZAHI HAWASS A LIVE SCIENCE EN UN CORREO ELECTRÓNICO.

Lo más impresionante, destaca el arqueólogo y ex-ministro de Antigüedades, es que la mayoría de los entierros que pertenecían al Reino Antiguo o del Período Tardío. En los 22 pozos encontrados —con hasta 18 metros de profundidad—, se encontraron tumbas del Reino Nuevo, que corresponde al reinado de Tutankamón.

¿A quién estaba dedicada la pirámide desconocida?

Según Hawass, las momias encontradas al interior están claramente diferenciadas entre hombres y mujeres, con escenas detalladas de su Libro de los Muertos personal.

No sólo eso: cada sarcófago cuenta con el nombre de la persona que falleció, así como ofrendas a los 4 hijos de Horus, el dios del cielo.

En la mitología egipcia, los hijos de Horus eran los encargados de velar por los restos orgánicos de las personas. Una vez que el proceso de momificación había terminado, los órganos se depositaban en envases específicos para conservar el cuerpo lo más posible.

Incluso a pesar del paso del tiempo, los saqueos y el medioambiente, las momias están impresionantemente bien conservadas, dice Hawass:

«ESTO MUESTRA QUE LA MOMIFICACIÓN ALCANZÓ SU PUNTO MÁXIMO EN EL NUEVO REINO», EXPLICA EL ESPECIALISTA. «ALGUNOS ATAÚDES TIENEN DOS TAPAS, Y EL ATAÚD MÁS ASOMBROSO HASTA AHORA TIENE UNA MÁSCARA DE MUJER HECHA COMPLETAMENTE DE ORO MACIZO».

Con todo lo anterior, los investigadores también encontraron el nombre de la faraona para quien fue erigida la pirámide desconocida. A partir de los análisis del recinto, determinaron que la estructura se construyó para la reina Neith.

Nunca antes se había tenido registro de ella, enfatiza Hawass, por lo que podría «reescribir literalmente lo que sabemos de la historia».

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *