(VIDEO) Mussolini y el OVNI estrellado que pudo cambiar la historia

 168 Total vistas,  1 Vistas hoy

Una antigua historia asegura que 1933, Mussolini confundió cuerpos extraterrestres con pilotos alemanes. Algo que pudo cambiar la historia de la humanidad.

La dictadura de Mussolini estuvo de parte de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Pero ¿Por qué se dio eso? Es posible que el culpable haya sido un OVNI que se estrelló en Italia y fue recuperado en 1933, el cual se «confundió» este objeto volador no identificado con tecnología alemana.

El OVNI que asustó a Mussolini

Roberto Pinotti, secretario del Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos y presidente de la Coalición Internacional para la Búsqueda Extraterrestre, consiguió acceso a documentos que mostraban la existencia del «Gabinete RS/33», creado a partir del accidente de un «misterioso avión» el 13 de junio de 1933.

El régimen ocultó este hecho, otorgándole todo el estudio e investigación del extraño objeto al comité ultrasecreto.

Estaba dirigido por el célebre inventor Guglielmo Marconi, premio nobel e impulsor de la radiotransmisión a larga distancia. Cabe destacar que a través de su invento, Marconi creyó haber captado mensajes de Marte.

El accidente sucedió cerca del lago Maggiore, en la frontera entre Piamonte y Lombardía. Los soldados italianos recuperaros, no solo los restos del extraño avión, sino los cuerpos de los pilotos.

Los cuerpos fueron llevados a un hangar de Siai-Marchetti, en Vergiate, donde estuvieron 12 años. El ufólogo explicó que el objeto era cilíndrico, con un cuello similar al de una botella justo antes de llegar al final y tenía pequeñas luces blancas y rojas a los costados.

Los pilotos fueron conservados en soluciones de formol. Se sabe que pasaban el 1.80 de alto y tenían el cabello rubio y los ojos claros. Esto convenció a Mussolini que se trataban de alemanes y que el OVNI era una «nueva arma» creada por el Tercer Reich.

¿Invento Alemán?

Seis meses antes del accidente, Hitler era nombrado canciller de Alemania. Sus demandas territoriales ya tenían 3 años, tornándose cada vez más agresivas y amenazando con una guerra.

Era lógico creer que aquel invento solo podía ser un prototipo de la Luftwaffe que estaba siendo reorganizada. Quizás, esa fue la razón del por qué Italia tomó porte del conflicto a favor de los alemanes.

En los años 50, y después de finalizar la Guerra, personal de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que ocupó las fábricas de mantenimiento de aviones italianos tomaron custodia de los restos del OVNI, los cuales fueron llevados posteriormente a su país.

Según el especialista en accidentes aéreos y miembro de Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos, Leonard Stringfield, los restos se llevaron a la base Wright-Patterson de la Fuerza Aérea, en Ohio.

Esto es secundado por William Brophy, quien afirmó que su padre vio los cuerpos cuando ocupó el cargo de teniente coronel.

Los testigos que vieron los cuerpos, aseguran que estos parecían gemelos. Tenían el cabello largo y rubio, frentes muy grandes y despejadas, ojos azul claro y «rasgos asiáticos». Con la nariz, boca y mentón pequeño, labios finos y la piel muy pálida.

¿No eran humanos?

Gracias a que los cuerpos se conservaron en formol, se pudo apreciar que las heridas coincidían con las del accidente. Aunque, sorprendentemente, sus cabezas estaban intactas.

Según William Brophy Padre, un biólogo francés que fue invitado a estudiar los cuerpos, terminó bastante perturbado. Su piel no tenía gránulos de queratina, algo esencial para la hidratación y protección de rayos UV, además de ayudar en la retención de agua.

También descubrió que sus sistemas linfáticos eran dominantes, reemplazando casi en su totalidad el sistema sanguíneo. Esto proporcionaba un alto grado de protección contra cualquier enfermedad.

En pocas palabras, no parecían humanos.

Según Pinotti, esto explica que el presidente Franklin D. Roosevelt firmó el 22 de febrero de 1944, el Memorando para el comité especial de ciencia y tecnologías no terrestres, en el que se podía leer:

«Agradezco los esfuerzos y el tiempo dedicados a producir conocimientos fructíferos sobre la propuesta para identificar formas de hacer avanzar la tecnología y el progreso de la nación descendiendo a la realidad de que nuestro planeta no es el único que alberga vida inteligente en el universo»

El texto, el cual fue clasificado como «doble-secreto» es parte del documento MJ-12 (Majestic 12), creado por testimonios de muchos investigadores. El OVNI que asustó a Mussolini: ¿Qué habría pasado si no se estrellaba?

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.