(VIDEO) Hacen preservativos para mujeres con navajas para castigar a abusadores

 162 Total vistas,  1 Vistas hoy

Estados Unidos.- “Si tan solo tuviera dientes allí abajo“, fue lo que le dijo una víctima de abuso sexual, por lo que Sonnet Ehlers hace más de 40 años decidió combatir un dispositivo para combatir las agresiones.

El nombre del proyecto Rape-aXe, un dispositivo diseñado para combatir las violaciones, el “condón con dientes” es un preservativo de látex que la mujer debe insertar como si fuera un tampón.

En el interior de preservativo se alinean unas hileras de ganchos con forma de colmillos, los cuales se adhieren al pene del hombre durante el acto de abuso sexual.

Mientras el que el hombre se retuerce de dolor, la víctima puede escapar y pedir ayuda, solo un médico puede retirar el dispositivo, un procedimiento que la doctora Sonnet Ehlers espera que se realice con las autoridades en espera para realizar el arresto del abusador.

“Le duele, no puede orinar y caminar cuando está alojado”, dijo Sonnet Ehlers y agregó que si en caso de que intentara quitarlo, se apretará aún más; sin embargo no rompe la piel y no hay peligro de exposición a líquidos.

La inventora del “condón con dientes”, mencionó que consultó a ginecólogos, psicólogos e ingenieros para diseñar el preservativo para que fuera seguro.

Rape-aXe es un preservativo especial el cual fue diseñado por la doctora y presentado por primera vez en el año 2010 durante la Copa del Mundo en Sudáfrica, país con una de las tasas más elevadas de abuso sexual en el mundo ya que 1 de cada 4 mujeres es víctima de violación.

Desde entonces se ha buscado el financiamiento para lanzar el producto al  mercado, aunque no ha tenido mucho éxito y su más reciente intento de campaña es el sitio GoFundMe con el que busca recaudar 310 mil dólares.

Hasta el momento solo se han fabricado 1,500 ejemplares, los cuales ha enviado a voluntarias en todo el mundo para poner el dispositivo a prueba.

“La situación ideal sería que una mujer usara esto cuando salga a una cita a ciegas o en una zona en la que no se sienta cómoda”, dijo la doctora.

Sonnet Ehlers visitó cárceles y habló con hombres que cumplen penas por violación para averiguar si un dispositivo como este los obligaría repensar sus acciones.

“Algunos dijeron que lo habrían hecho”, dijo la doctora.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *