(VIDEO) El éter y la “máquina voladora” de Nikola Tesla

 493 Total vistas,  3 Vistas hoy

Uno de los más grandes objetivos de Nikola Tesla era poder crear una máquina voladora que no usara ningún tipo de propulsión. Por ello, dedicó parte de su vida a trabajar con el éter.

Durante mucho tiempo, Nikola Tesla pensó que podría construir una aeronave totalmente diferente a las conocidas. Con el pasar de los años, su idea derivó en la creación de una máquina voladora que funcionaría con éter y que sería capaz de surcas el espacio.

Naves interplanetarias y el éter

Nikola Tesla siempre tuvo un sueño; que el mundo tuviera una fuente de energía inalámbrica y gratuita.

Sin embargo, los funcionarios del museo Nikola Tesla, de Belgrado, afirmaron algo aún más sorprendente. El inventor dejó bocetos de naves interplanetarias que jamás llegaron a concretarse por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, temía que estos planos fueran usados con fines  bélicos.

Dicha información nunca estuvo a disposición de los científicos occidentales. El mismo Tesla describía a la máquina de la siguiente forma:

Su funcionamiento iría destinado hacia la dirección de vuelo, una vez escogida, la compresión del éter se haría más débil por el generador instalado en la máquina voladora.

Mientras que el éter siguiera presionando con intensidad previa desde todos los demás lados, la aeronave empezaría a moverse. El piloto no sentiría su aceleración, ya que el éter no obstaculizaría su movimiento.

«Pero tuve que abandonar mis planes para crear la máquina voladora. Había dos razones para ello: primero, no tengo dinero para trabajar en secreto. ¡Pero la razón principal es que la gran guerra comenzó en Europa y no me gustaría que mis inventos se usaran para matar! ¿Cuándo demonios se detendrán estos locos?»

Escribió Tesla en el documento que se encuentra en el museo.

El «quinto elemento»

¿Pero qué es el éter? Esta nave se movería gracias a él, o a la rarefacción del mismo en la dirección del movimiento, porque desde todos los otros lados, siendo constante en el espacio, siempre ejercerá empuje en la nave, moviéndola.

Cabe aclarar que, lo que se entiende como «éter», algo que ni la ciencia sabe explicar bien. Hasta la fecha, se sabe que es una fuerza o fluido omnipresente, que llena el vacío del espacio. Así, se convierte en un medio para la propagación de la luz, gravedad y electromagnetismo.

Tesla explicó que, al ponerse en movimiento, se convierte en materia densa. Si su movimiento se detiene, la sustancia vuelve a su estado normal.

Así se podría usar esta energía como médium y gracias de los medios apropiados para iniciar y detener los flujos de éter, haciendo que la materia aparezca y desaparezca. Manipulándola a su antojo. Así, se alcanzarían otros mundos.

Tesla creía, entonces, que la materia común es simple éter densificado. La sustancia que todo lo impregna.

A pesar de que los primeros modelos modernos de éter se reemplazaron por la relatividad general, algunos científicos intentaron traer de nuevo el concepto para abordar las diferencias que se perciben en el actual modelo de Einstein.

Por ejemplo, la hipótesis de la materia oscura, la «quintaesencia», la cual fue llamada así en honor al elemento clásico. Esta hipotética forma de energía nace como explicación de observaciones de un universo en aceleración.

¿Un OVNI?

Según Tesla, al aprovechar el éter, su máquina voladora no necesitaría alas o hélices. Se movería en cualquier dirección a gran velocidad y se detendría en el aire, permaneciendo estática. Además, alcanzaría velocidades más altas de las que ha alcanzado cualquier otro vehículo aéreo, sin importar el clima o el aire.

Su estabilidad dependería de un giroscopio, el cual sería asistido por algunos dispositivos que no dio a conocer.

Curiosamente, el inventor no quiso dar más declaraciones al respecto, solo reafirmó su idea de un motor único. Capaz de hacer cosas nunca antes vistas.

No hay que ser un aficionado a la ufología para darse cuenta que, lo que describió Nikola Tesla, es un OVNI. O al menos, la idea clásica que se tiene de estas naves voladoras desconocidas. A raíz de esto han nacido diversas teorías; desde una posible relación con extraterrestres o que, a fin de cuentas, sus planos y bocetos si fueron robados.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *