(VIDEO) Detectan un “gigantesco objeto parpadeante” cerca del centro de nuestra galaxia

 265 Total vistas,  1 Vistas hoy

Hay algo extraño cerca del centro galáctico. A unos 25.000 años luz de la Tierra, los astrónomos han encontrado una estrella extraña que casi desapareció durante varios meses antes de reaparecer.

Los astrónomos creen que la estrella, llamada VVV-WIT-08, podría pertenecer a una nueva clase: bestias gigantes de más de 100 veces el Sol que son eclipsadas por un misterioso cuerpo en órbita una vez cada pocas décadas.

Las estrellas con firmas de atenuación peculiares son una fascinación sin fin.

Aunque el espacio está en su mayoría relativamente vacío, es lógico pensar que, con todo lo que hay ahí fuera, parte de él se alineará de tal manera que las estrellas se atenuarán desde nuestra perspectiva terrestre de vez en cuando.

Sin embargo, no siempre es fácil saber qué es eso. ¿Un planeta gigante? ¿Polvo espacial? ¿Escombros de un objeto roto? ¿Una esfera de Dyson? ¿Un dragón cósmico?

El caso de VVV-WIT-08 es fantástico. Aunque otras estrellas han exhibido caídas de luz similares, ninguna ha sido tan profunda.

El culpable, piensan los astrónomos, podría ser otra estrella o planeta, rodeado por un disco de polvo grueso y opaco en una órbita larga alrededor de VVV-WIT-08, que cubre la estrella por completo cuando pasa frente a nuestra vista.

«Es sorprendente que acabamos de observar un objeto oscuro, grande y alargado que pasa entre nosotros y la estrella distante y solo podemos especular cuál es su origen», dijo el astrónomo Sergey Koposov de la Universidad de Edimburgo en Escocia.

El modelo de un compañero orbital con un disco gigante no tiene precedentes.

Un ejemplo famoso y bien conocido es Epsilon Aurigae, una estrella supergigante y con un compañero envuelto en un disco en una órbita de 27 años que atenúa la estrella en aproximadamente un 50 por ciento durante hasta 730 días.

Luego está el sistema TYC 2505-672-1, una estrella gigante roja con un compañero polvoriento en una órbita de 69 años que eclipsa a la estrella durante un período de 3,5 años.

El sondeo que detectó a VVV-WIT-08 (WIT significa What is this —’¿qué es esto?’—), llamado VISTA Variables in the Via Láctea (de allí VVV), recogió a un par de otros candidatos que parecía exhibir el mismo comportamiento.

Debido a que los datos de esas estrellas no son tan completos como los datos de VVV-WIT-08, aún no se han descrito. Sin embargo, sabemos que la peculiaridad de la estrella no es un error.

La atenuación también fue observada por el Experimento óptico de lentes gravitacionales utilizando el Telescopio de Varsovia en Chile, lo que significa que no fue un problema técnico (aunque tendría que ser un tipo de error muy extraño).

Estrella apagada

Los datos muestran que el evento de atenuación duró aproximadamente 200 días, con una curva de luz casi simétrica, apagando la luz de la estrella hasta en un 97 por ciento.

La densidad de objetos requerida en esa región del espacio para la alineación aleatoria de dos cuerpos es mucho mayor que la observada, por lo que el equipo cree que los dos objetos están ligados gravitacionalmente.

Se desconoce el período orbital, pero debe ser de al menos algunas décadas, según el modelo matemático. Y el descubrimiento sugiere que tales sistemas pueden no ser tan infrecuentes.

«Ciertamente hay más por encontrar, pero el desafío ahora es descubrir cuáles son los compañeros ocultos y cómo llegaron a estar rodeados de discos, a pesar de orbitar tan lejos de la estrella gigante», dijo el astrónomo Leigh Smith de la Universidad de Cambridge.

«Al hacerlo, podríamos aprender algo nuevo sobre cómo evolucionan este tipo de sistemas».

La investigación se ha publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *