(VIDEO) Dark Knight: el mito y la verdad del “satélite alienígena de 13.000 años”

 205 Total vistas,  8 Vistas hoy

Una de las historias más curiosas que circulan por la red es la supuesta existencia de un satélite artificial que orbita nuestro planeta desde hace 13.000 años, conocido como «Dark Knight» o “caballero negro”.

La historia se remontaría a 1.899. Por esa fecha, Nikola Tesla se trasladó a un laboratorio en Colorado Springs para iniciar sus experimentos con alta tensión y mediciones de campo eléctrico.

Durante los ocho meses que estuvo allí, dedicó parte de su tiempo a desarrollar receptores de pequeñas señales y a medir la capacidad de una antena vertical.

Durante sus observaciones, Tesla captaría una señal periódica que provenía de algún lugar del espacio. Pero no sería hasta el 14 de mayo de 1.954 cuando la historia del satélite de origen desconocido cobró forma.

En el diario “St Louis Post Dispatch” y en el “San Francisco Examiner” aparecieron artículos en los que se mencionaba la presencia de dos satélites en la órbita de nuestro planeta, en una época, no lo olvidemos, en la que ninguna nación había colocado todavía ninguno.

En 1960 tanto la Unión Soviética como los Estados Unidos tenían ya satélites en órbita, pero el 11 de Febrero saltó la alarma de nuevo, ya que se detectó uno no identificado, en una órbita polar, que ni los rusos ni los americanos reconocían como propio.

¿Se trataba nuevamente del Dark Knight / Caballero negro?

Tres años más tarde, Gordon Cooper fue lanzado al espacio para realizar la misión de dar 22 vueltas a la Tierra. En su última órbita, reportó haber visto una luz delante de su cápsula.

Se dice que la estación de seguimiento Muchea, en Australia, captó el eco de radar del objeto reportado por Cooper. Cuentan que la versión de la NASA es que el equipo de ventilación funcionó mal y el exceso de CO2 hizo ver alucinaciones al astronauta.

Por entonces a ese misterioso objeto ya se le llamaba Dark Knight “el caballero negro”.

En 1973, Duncan Lunan, un investigador Escocés, escribió un artículo en Spaceflight, una revista de la British Interplanetary Society, en el que detallaba cómo había identificado y descifrado un mensaje emitido en 1920 desde un satélite en órbita de la Tierra.

Fue captado por unos investigadores noruegos y alemanes que estaban realizando un estudio sobre el efecto del eco de largo retardo.

Lunan mantenía que el mensaje provenía de un objeto en el punto de Lagrange L5, y contenía una invitación de los habitantes de un planeta del sistema estelar Epsilon Boötis. Según él, el mensaje decía:

«Nuestra casa se encuentra en Epsilon Boötis, que es una estrella doble. Vivimos en el sexto planeta de siete, del mayor de los dos soles. El sexto planeta tiene una luna. Nuestro cuarto planeta tiene tres. Nuestro primer y tercer planetas, una cada uno. La sonda se encuentra en la posición de Arcturo, según nuestros mapas».

Pero la evidencia gráfica llegó con la misión del trasbordador espacial STS-88, la primera que tenía por misión llevar equipamiento a la EEI (Estación Espacial Internacional).

Las cámaras del Endeavour captaron varios objetos extraños, y las fotografías fueron publicadas en el repositirio de la NASA. Pero aparentemente, después de unos días, la fotos desaparecieron. Pero ya habían sido publicadas en otros sitios.

¿Es verdad que hay un satélite orbitando la Tierra, con miles de años de antigüedad, emitiendo una invitación para un encuentro entre civilizaciones? ¿Por qué nos lo están ocultando?

Si te gustan este tipo de historias, no sigas leyendo, pero si prefieres conocer la versión oficial, deberías..

En 1899 Nicola Tesla captó la señal de un púlsar. Un púlsar es una estrella de neutrones que emite radiación periódica.

Los púlsares poseen un intenso campo magnético que induce la emisión de estos pulsos de radiación electromagnética a intervalos regulares relacionados con el periodo de rotación del objeto.

Las noticias de 1954 en las que se afirmaba la existencia de uno o dos naves orbitando la Tierra son, si nos ponemos a leerlas, notas sarcásticas en las que se habla de Donald Keyhoe.

Keyhoe fue un piloto del ejército americano, que en 1950 se hizo famoso al afirmar que los Estados Unidos estaban realizando experimentación sobre OVNIs, y que por ese año estaba promocionando su libro “Platillos volantes del espacio exterior”.

Los Discoverer fueron una serie de satélites de reconocimiento que se lanzaron entre 1959 y 1972.

El 14 de agosto de 1959 el retrocohete del Discoverer VIII fue activado desde tierra pero la nave no estaba en la posición correcta y lo que ocurrió fue que en vez de decelerar y entrar en la atmósfera, salió disparado a una órbita más elevada y se dio por perdido.

La red de escaneo de satélites Dark Fence, que se puso en funcionamiento a finales de 1959 detectó este objeto en Febrero de 1960, pero unos días después se consiguió identificar como el satélite Discoverer VIII perdido meses atrás.

Hay muchas fotografías como las atribuidas al caballero negro publicadas por la NASA que son de plásticos, restos de envoltorios e incluso gorras que se dejan en el compartimento de carga del trasbordador, y que salen al espacio cuando se abren las compuertas de la bodega de carga.

En este vídeo podrás ver que lo que se aprecia en las fotos que con más frecuencia son atribuidas al Dark Knight o Caballero Negro, es en realidad una manta que se les escapó a los astronautas de la misión STS-88. Y hastá aquí la versión oficial. ¿Qué opinas?

(Con información de ufo-spain.com)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *