(VIDEO) ¿Antepasados Gigantes? La misteriosa leyenda del poblado Hadza

 413 Total vistas,  3 Vistas hoy

El pueblo Hadza es un grupo étnico del lago Eyasi, en el Gran Valle de Rift, en las cercanías de la llanura Serengeti de Tanzania. Son sumamente conocidos por que sus leyendas mencionan un tipo de Antepasados Gigantes..

En el 2015, eran entre 1.200 a 1.500 miembros, en la actualidad, apenas sobreviven 300. Su vida se basa en la caza y recolección. Este pueblo es único y ha sido estudiado minuciosamente en los últimos años. Así, descubrieron la leyenda de un tipo de humano extinto.

El humano extinto de las leyendas Hadza

La tribu no se relaciona con ningún otro pueblo y las pruebas genéticas muestran que, incluso, el pueblo Sandawe, ubicado a tan solo 150 kilómetros de distancia, está totalmente separado de los Hadza desde hace 15.000 años.

Estas pruebas revelan que, en los últimos siglos, se produjo una mezcla significativa con los bantúes.

Son descendientes de la población aborigen cazadora y recolectora de la zona que habitan el territorio que habría ocupado durante miles de años. Hasta el momento, no se sabe si vinieron o no de otro lugar.

Además, su forma de vida ha permanecido inalterada, con pocas modificaciones salvo en los últimos cien años, consecuencia con el contacto de la población agrícola y ganadera de la zona.

Hadzaland, como se le conoce a la región, queda a 50 kilómetros de la garganta de Olduvai, considerada la cuna de la humanidad. A 40 kilómetros del yacimiento prehistórico de Laetoli, donde se encontraron las primeras huellas de homínidos bípedos.

De acuerdo a Frank Marlowe, las evidencias sugieren que esa área fue ocupada continuamente por cazadores-recolectores como los hadza, al menos desde hace 50.000 años.

Aquí es donde viene lo fascinante. Una de las leyendas orales de la región, está divida en 4 épocas. Fue recogida por D. K. Ndagala y N. Zengu, cada una de dichas épocas se caracteriza por estar habitada por un pueblo diferente. Todos antepasados de los Hadza.

La descripción de su modo de vida hace pensar que estas historias pueden ser tan antiguas que, al menos, en lo que se refiere al primer pueblo, podría referirse al Homo erectus… u otro humano extinto.

La historia de la humanidad según los Hadza

Según la tribu, el primer pueblo que vivió a comienzo de los tiempos fueron los Akakaanebe o Gelanebe, sus antepasados. No tenían herramientas ni fuego, ya que la tierra era demasiado húmeda.

Se dedicaban a cazar mirando fijamente a los animales, y éstos caían muertos. Eran gigantes, peludos y comían la carne cruda, dormían bajo los árboles por que no construían casas, tampoco tenían armas.

En la segunda época, los Akakaanebe son sucedidos por los Tlaatlanebe, también gigantes, pero sin pelo. Estos sabían cómo hacer fuego y lo usaban para cocinar su alimento.

En esta época, los animales eran más cautelosos y huían de estos humanos desconocidos, por lo que se ayudaron de perros para perseguirlos y cazarlos.

Los Tlaatlanebe fueron los primeros en usar medicinas y amuletos y vivían en cuevas. Además, empezaron a adorar a una deidad conocido como «epeme».

La tercera época es la de los Hamakwabe, ya más pequeños que sus antepasados. Estos inventaron el arco y las flechas, los recipientes para cocinar y las casas similares a las actuales de los Hadza.

Fueron los primeros que contactaron con otros pueblos que no se dedicaban a la recolección, de lo que tenían hierro para fabricar cuchillos y flechas. También dominaban el fuego.

Por último, la cuarta y actual época, fue habitada por los Hamaishonebe, la gente actual. Son más pequeños que los Hamakwabe, y fueron los que se mezclaron con otras sociedades.

Estas tradiciones revelan muchos elementos de continuidad y cambio. Además de mostrar un humano extinto al comienzo de la vida.

Esta leyenda es, cuanto menos, extraña para los científicos actuales que desconocen totalmente de la historia de este humano desconocido gigante y extinto. Obviamente, toman esta leyenda como simple mitología, pero resulta curioso que los Hadza la hayan mantenido hasta nuestros días.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *