(VIDEO) Alan Davis: el “Mirlo Rojo” que vio ruinas extraterrestres en la luna

 274 Total vistas,  3 Vistas hoy

Muy pocos conocen la historia de Alan Davis.. Y quienes la conocen, están divididos en dos bandos: los que lo creen y los que no.

En plena «guerra fría» entre los EE.UU. y la Unión Soviética, el 29 de julio de 1958 Eisenhower firmó el Acta de fundación de la NASA, la cual empezó a funcionar el 1 de octubre de ese año con cuatro laboratorios y unos 8000 empleados.

NASA tenía ya un proyecto en mano, un proyecto que dejaría claro quien tenía el verdadero poder mundial, la operación «Man to the Moon» del proyecto Apolo 11.

Tenemos que decir que si lo que a continuación vamos a relatar es cierto, estaríamos ante algo muy «grave» por parte de NASA.

En 1958 la NASA empezó a buscar a los mejores cerebros del planeta. Hizo una selección de personal para poder tener el mejor elenco de científicos del mundo entre los que figuraba él, Alan Davis.

Era el mejor ingeniero técnico de NASA y por eso su colaboración en la creación del proyecto Apolo 11 fue fundamental. Adquiriendo cada vez más responsabilidades dentro del proyecto, hasta que finalmente NASA optó nombrarlo «jefe de comunicaciones» del proyecto Apolo 11.

Fue el encargado de las comunicaciones entre la Luna y la Tierra y quien recibió las primeras imágenes de vídeo emitidas desde allí.

Era un sistema de comunicaciones bastante complejo y por temas de ubicación del módulo lunar y la rotación de la Tierra y la Luna, las primeras señales se recibirían en la isla de Antigua, que era donde estaría la base de nuestro protagonista y desde allí, mediante un extenso cable submarino, recibirían esas mismas comunicaciones audio visuales en Huston.

En la isla de Antigua, se recibieron las imágenes de la bajada del módulo lunar.

Hay que remarcar que ni las imágenes ni el audio recibido desde la Luna se retransmitían en televisión en tiempo real, existía lo que se le denomina un «safety loop» (lazo de seguridad), de 10 segundos de retraso (cosa que ha dado mucho que hablar al negarlo también por parte de NASA), por eso las imágenes retransmitidas no se pudieron ver en directo.

Eran las 2:56 horas de aquel 21 de julio de 1969 cuando el módulo Águila se posó en el suelo lunar.

Alan Davis, máximo responsable de las comunicaciones entre al módulo Águila situado ya en en el suelo de nuestro satélite y la Tierra, vio algo en su monitor que según iba viéndolo sabía que el resto del mundo jamás lo vería.

Ante los ojos de Davis y por consiguiente ante los ojos de los astronautas Armstrong y Aldrin, Davis afirmó con rotundidad que allí, en la Luna, había restos de una civilización antigua o al menos una civilización que ya había estado allí antes que el humano.

Alan Davis dijo que lo que el vio eran los restos de lo que podían ser tabiques o paredes con puertas y ventanas.

Lo describe no como un montón de rocas que quizás por capricho de la naturaleza hubiesen dado forma a algo parecido, sino que lo que el detalló eran los restos de paredes completamente verticales con huecos desde el suelo hasta una altura de unos dos metros, idénticos a los quicios o marcos de las puertas de nuestras viviendas.

Por otro lado dijo haber visto también varias paredes con huecos completamente cuadrados o rectangulares a una distancia del suelo de aproximadamente un metro y medio con perfectos ángulos rectos recordando a las ventanas de una casa.

¿Qué hay de cierto en todo esto?

Lo que sí es cierto es que después de que Alan Davis dejase de trabajar para NASA y una vez realizadas estas declaraciones, la propia NASA niega saber quien es Alan Davis y niega que haya trabajado para ellos nunca.

Por otro lado, sí que es cierto que siempre que se ha intentado hablar con responsables de NASA sobre Alan Davis han esquivado todo tipo de preguntas sobre el tema.

Sin embargo, el madrileño Luís Ruíz de Copegui, jefe de proyectos espaciales de NASA en 1969 dice que trabajar para NASA no es garantía de nada ya que en el proyecto Apolo 11 había unos 150 técnicos contratados y sólo uno era personal directo de NASA, uno que según cuenta Ruíz de Copegui era íntimo amigo suyo.

Pero también, Luís Ruíz de Copegui, sí admite que Alan David trabajó para NASA. Entonces nos preguntamos:

Si hay un señor que dice haber trabajado durante años para NASA y que aquel 21 de julio de 1969 afirma con una rotundidad enorme lo que vio, por otro lado cuando le preguntan a NASA, ésta rehuye y niega conocer a este señor, y el jefe de proyectos espaciales de NASA en 1.969 afirma que Alan Davis sí trabajó para ellos..

¿Por qué NASA niega con rotundidad conocer a esta persona y esquiva preguntas sobre aquel 21 de julio del 69? ¿No sería mejor afirmar que Alan Davis trabajó para NASA pero que todo lo demás se lo inventó?

En fin, que cada cual saque sus propias conclusiones.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *