(VIDEO) Airl, el extraterrestre que conversó con una enfermera de la USAF

 69 Total vistas,  3 Vistas hoy

La mayoría de los misterios alienígenas de la última década giran alrededor de un solo suceso; el incidente Roswell. Desde cuerpos alienígenas recuperados hasta tecnología extraterrestre. Sin asegurar o negar nada, existe un registro de Matilda O’Donnell MacElroy, sargento mayor del Cuerpo Médico de la Fuerza Aérea del Ejército de Mujeres que «entrevistó» a un extraterrestre llamado «Airl» que le reveló valiosa información.

Airl: El extraterrestre que conversó con una enfermera de la USAF y contó que la Tierra era una prisión extraterrestre

O’Donnell tenía 23 años cuando conversó telepáticamente con el extraterrestre. Era la única en la base que podía comunicarse con él y durante la conversación con Airl, que el extraterrestre no era un ente biológico, tenía apariencia femenina y no sufrió daños durante el incidente.

La entrevista con Airl

La enfermera describió al extraterrestre con el tamaño de un niño pequeño, siendo el único superviviente de los 3 miembros de la tripulación del Incidente Roswell. Su cuerpo estaba compuesto de material sintético, como si se tratase de un robot o un ser de orden superior.

El OVNI era del mismo material, según el libro «Alien Interview», basado en las notas y entrevistas documentadas por la propia O’Donnell.

Lawrence R. Spencer, autor del libro, afirmó que recibió una carta de la enfermera en la que revelaba los detalles sobre sus pláticas con Airl. Aseguró que una especie de extraterrestres llamados «Fuerza Expedicionaria del Dominio», había realizado operaciones en el Sistema Solar durante 10.000 años, usando el cinturón de asteroides como base.

Matilda O’Donnell MacElroy fue asignada a la 509th Bomb Wing como enfermera de vuelo. Le realizó varias preguntas al alienígena sobre su civilización, sistema estelar e historia.

Según su gráfico, la pequeña había venido de un lugar llamado «Dominio». Esa área no era solo el planeta de una galaxia, sino el valor de las galaxias de una galaxia.

Su lugar de nacimiento estaba lleno de poder, conocimiento y sabiduría. Su planeta tenía 3 lunas y 2 estrellas.

Según la enfermera, no le dio casi información sobre su planeta porque sospechaba de los oficiales militares. Por ello se negó a dar datos clasificados.

Esta era una señal peligrosa, según la enfermera, ya que si los extraterrestres no encontraban refugio en la Tierra, podría convertirse en un problema importante para la humanidad.

Airl describió su civilización como «muy poderosa», «extremadamente antigua» y «solo preocupada por el progreso».

Airl: El extraterrestre que conversó con una enfermera de la USAF y contó que la Tierra era una prisión extraterrestre

La misteriosa carta de Matilda O’Donnell MacElroy

O’Donnell  MacElroy declaró:

«La humanidad necesita saber las respuestas a las preguntas contenidas en estos textos ¿Quiénes somos, exactamente? ¿Dónde nos originamos? ¿Cuál es el propósito de que estemos en este planeta? ¿Por qué la vida inteligente de otras partes del cosmos no se ha puesto en contacto con nosotros? La gente debe comprender las terribles ramificaciones para nuestra supervivencia física y espiritual si no tomamos medidas significativas para revertir los impactos generalizados y a largo plazo de la actividad extraterrestre en la Tierra».

Cuando Matilda le preguntó a Airl sobre el tiempo que ha estado visitando la Tierra, ésta respondió: «Mucho antes de los humanos»

La enfermera también anotó unas notas a pie de página de la carta:

«La Tierra es un pequeño planeta que orbita alrededor de la estrella del borde de una galaxia. Aísla geográficamente a la Tierra de las civilizaciones planetarias más concentradas que habitan hacia el núcleo de la galaxia. Debido a estas realidades evidentes, la Tierra sólo es apropiada para su uso como jardín zoológico o botánico o como cárcel, como lo es ahora.

Antes del 30.000 a. C., la Tierra se utilizaba como vertedero y prisión para los ES-SER considerados intocables, incluidos criminales e inconformistas. Los ES-SERes fueron capturados en varias secciones del «Viejo Imperio», encerrados en trampas electrónicas y transferidos a la Tierra. En Marte y la Tierra, las estaciones de Amnesia se colocaron bajo tierra. Las montañas Rwenzori de África, las montañas de los Pirineos de Portugal y las estepas de Mongolia».

Esta historia ha sido documentada por diferentes medios a través de distintas plataformas ¿Es una historia real? No lo sabemos, pero nos muestra otra perspectiva del incidente Roswell y lo que pudo suceder.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *