Trol: el temible gigante escandinavo que secuestraba niños para cambiarlos por uno de ellos

 183 Total vistas,  3 Vistas hoy

Esta es la historia de como aquel ser mitológico conocido como Trol se convirtió en una pesadilla en la cultura escandinava.

La historia llegó a oídos de todos. Un trol se había colado en un poblado, mientras todos sus habitantes dormían, para raptar a un recién nacido. Los padres del pequeño no se dieron cuenta del secuestro sino hasta que despertaron y descubrieron que donde reposaba su hijo había algo que no tenía forma humana. Alguien había cambiado al bebé por un vástago de troles.

Desde la fundación de las civilizaciones escandinavas, los gigantes antropomorfos conocidos como troles se establecieron como una parte importante de su folclor, debido a su relevancia en la coexistencia con la naturaleza y la amenaza que suponían para todos aquellos que obraban mal o se descuidaban lo suficiente para ser afectados por estos temibles seres mitológicos. Esta es su historia.

¿Qué es un trol?

Descritos en cuentos antiguos de la mitología escandinava, los troles son una raza mítica de seres antropomorfos con características mágicas o sobrehumanas.

De acuerdo con expertos, la construcción del mito de los troles dependió de dos tradiciones. La primera, originaria de Noruega, señalaba a un trol como un ser peligroso de gran tamaño y apariencia desagradable con características animales que proviene de la región de Trollebotten. La segunda, prominente en Suecia y Dinamarca, los describía como humanoides con cola que habitan bajo tierra.

Sobre su nombre, el origen y significado es incierto. Aunque a menudo se le relaciona con la palabra nórdica troll empleada en diversos cuentos escandinavos, esta no se limitaba a criaturas fantásticas sino que se utilizaba con cualquier ser gigante.

El poder de los troles

Incluso antes de añadirlos como personajes de fantasía y cuentos de hadas, los escandinavos creían que los troles gozaban de ciertos poderes que mantenían un equilibrio con la naturaleza y les permitían realizar ciertas fechorías.

Por ejemplo, algunos decían que un trol podía hacerse invisible y viajar sobre los vientos para colarse en los hogares de los humanos. Otros afirmaban que podían cambiar de forma y adoptar el aspecto de árboles, montañas o animales. Algunas leyendas incluso los situaron al centro de robos de oro, animales, comida y personas.  A estos últimos los raptaban de sus hogares para convertirlos en esclavos en las montañas. Muy pocos regresaban de cumplir dicho suplicio. Se los habían llevado por arte de magia, decían algunos.

Por supuesto no todo es malo, pues paralelo a los bergtagen –como se les conocía a los secuestrados por troles– y los “niños cambiados”, también estaba el sjötrollet, un trol que fungía como protector de los mares. De allí que existan algunos sitios nombrados en honor a estas criaturas extrañas, incluyendo el parque nacional Trollkirka en Suecia, donde se dice ningún cristiano puede acudir, pues se toparían cara a cara con uno de estos seres escandinavos.

(Con información de Muy Interesante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *