“SE AVERGUENZA MARA DE LOS MILITANTES DEL PARTIDO VERDE”

 348 Total vistas,  1 Vistas hoy

Por Jonathann Estrada
* Está donde está gracias al Partido Verde y a Jorge Emilio González Martínez, pero le da pena reconocerlos.

Karen Castrejón Trujillo, la dirigente (que no líder) nacional del Partido Verde, por instrucciones precisas del autentico líder nacional y moral del Partido Verde, Jorge Emilio González Martínez (El Niño Verde), vino a Cancún con un propósito claro y específico: Apoyar a Mara Lezama Espinosa.

El problema es que nadie le preguntó a Mara si quería este tipo de “apoyo”. Y el “cuarto de guerra” de Mara Lezama “se incendió”. La gran mayoría coincidió que no era estratégicamente prudente la visita de una real desconocida con las siglas de un partido que más que favorecerle en imagen, constataba lo que es un “secreto a voces”: Mara es candidata de “El Niño Verde”.

Hubo mucha tensión en “el cuarto de guerra”.

Para los que desconocen que es un “cuarto de guerra”, -en el argot político-, así se le denomina al grupo compacto, -estrategas y de confianza-, del candidato, donde se tocan o “aterrizan” todos los temas, de toda índole, referentes a la campaña electoral. En casi todos los casos el debate es álgido y fuerte. Puede, incluso, haber insultos y agresiones entre los integrantes. Se supone que todo es con la intención de generar y aprobar todas las estrategias y estratagemas a seguir para ganar la elección.

La noticia cayó como bomba. No era opcional. Mara Lezama y sus más cercanos colaboradores se negaron a participar de esa visita. Incluso habló con “El Niño Verde”: “Tienes que ir, necesitas que la estructura del Verde te sienta su candidata y se sumen contigo”, más o menos así le dijo Jorge Emilio a la candidata de la alianza Morena-Verde-PT y MAS. La fuente que reveló esto a Grupo Contrapunto, asegura que ahí no paró todo. También quería “El Niño Verde” que fuera vestida con blusa y/o casaca del Partido Verde. Y entonces le salió el carácter a la alcaldesa con licencia y expuso un rotundo NO. “Tu bien sabes Jorge Emilio que la guerra sucia que me están haciendo es por mi relación contigo y mi planilla que es prácticamente toda Verde”, le espetó Mara Lezama. La fuente asegura que a regañadientes Mara Lezama fue obligada a acudir el domingo 25 de abril al evento que se fraguó en el deportivo conocido como “El Toro Valenzuela”, en Cancún, entre las rutas 4 y 5 de la región 90. No estuvo nada agusto. Su rostro mostraba incomodidad. Fue vestida con blusa y pantalón guinda rotulados de MORENA. Laura Fernández y Juan Carrillo le hicieron bromas. Mara Lezama y Alberto Batún, -quien parece más el guardaespaldas de Mara que candidato a diputado-, mostraban sentimientos encontrados. El Partido Verde mostró su músculo. La gente de Mara no pudo juntar, -en su inicio de campaña-, ni la mitad de los asistentes del domingo pasado. Tenían un rostro distinto los “seguidores verdes” a los tradicionales “morenistas”. Claro, no eran solo de Cancún, vinieron de municipios aledaños a Benito Juárez. Y los 95 minutos que duró todo, le parecieron horas de angustia.

Repentinamente alguien del “Verde” les regaló una playera y una casaca y pidió que se la pongan. La cara de Mara Lezama se desconfiguró, no sabía qué hacer, cómo decir que no. Y trató de hacer creer que no escuchaba la petición pero se la dieron en la mano y se la tuvo que poner, pero, estratégicamente la amarró por encima de la cintura para ocultar el logotipo del Partido Verde. Batún se colocó la casaca y se tomaron las fotos que les pidieron.

Se avergüenza de ser “Verde” pero es el mismo “Partido Verde” al que le debe ser candidata. Porque Morena no la quiere. Ni la dirigencia, ni su militancia, ni los seguidores de Andrés Manuel López Obrador.
Se avergüenza de ser “etiquetada” como candidata de “El Niño Verde” pero no sería nada sin él. Porque es “El Niño Verde” quien la blindó del 2018 al 2020, con AMLO y con el gobernador de Quintana Roo. Por eso no prosperaron las denuncias. Por eso se mantiene vigente. Y a pesar de su vergüenza, sin dignidad, está buscando la reelección. No es por Cancún, es por “El Niño Verde”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *