Padre esquizofrénico mató a su hijo de 11 meses porque decía que era el diablo

 1,315 Total vistas,  1 Vistas hoy

Inglaterra.- Emma, una madre de una pequeña, se encuentra todavía de duelo por la muerte de su hijo Zakari, ya que su padre lo habría arrojado a un río porque creía que era el diablo.

El padre esquizofrénico, Zak Bennett-Eko, asesinó a su hijo de 11 meses arrojándolo a un río y luego entró a un bar para anunciar sus horribles acciones.

Emma de 24 años había contemplado quitarse la vida después del trágico suceso pero vio en su hija de nombre Isla, motivos para seguir viviendo.

De acuerdo con el medio Mirror, la joven madre resalta que su instinto maternal la hizo hacerse cargo de su hija, ya que sufrió el dolor más grande de su vida por parte de su ex pareja.

Extrañaba tanto a mi pequeño que decidí suicidarme después de que mi hija naciera. Pero cuando llegó, supe que nunca podría dejarla”.

“Miré a Isla y lloré durante horas porque extrañaba a Zakari y había jurado estar con él, pero sabía que Isla no tenía a nadie más que a mí en quien confiar. Isla me dio algo por lo que vivir. Ella me salvó la vida”.

Emma y su hija Isla / Foto: Julian Hamilton / Sunday Mirror

Emma recuerda el horror de perder a su hijo y ataca a un sistema que falló a la familia trece veces cuando su pareja, Zak Bennett-Eko, de 23 años. Emma estaba embarazada de ocho meses cuando su hijo Zakari fue arrojado por su pareja por encima de una valla de al río Irwell en Manchester.

Zak Bennett-Eko, quien mantuvo en secreto una historia de esquizofrenia paranoica de Emma, creía que su hijo de tan solo 11 meses, se estaba convirtiendo en el diablo.

Había buscado ayuda y pidió ser seccionado tres días antes de la tragedia en septiembre del 2019.

Emma dijo: “Odio a Zak. Nunca he odiado a nadie más. Sé que está enfermo, pero no siento ni una pizca de simpatía por él. Si estaba pidiendo ayuda a gritos, ¿por qué matar a nuestro hijo para llamar la atención? No tenía idea de lo enfermo que estaba. Me dijo que había sufrido psicosis en el pasado por la que tomaba medicamentos, pero nunca me dijo que era esquizofrénico”. Recalcó que ni su familia lo hizo tampoco.

Emma ahora está haciendo campaña para una nueva ley que obligue a las parejas y las familias a estar informadas sobre las enfermedades mentales graves de sus seres queridos.

Ella agrega: “Si hubiera sabido que estaba tan enfermo, podría haberlo hecho tomar su medicación y haber visto las señales de advertencia y mi hijo podría estar todavía aquí. Puede que incluso haya decidido no tener hijos”.

Emma es torturada por la muerte del hijo que describe como un “bebé feliz y contento con una hermosa sonrisa y la cabeza llena de rizos”.

Zakari fue el primer nieto de los padres de Emma, Deborah, de 43 años, y Andy, de 51. Ella dice que le encantaba tocar la panza de su bebé “especialmente cuando Isla se movía, lo que lo hacía reír”.

Una semana después de dejar descansar a Zakari, se puso de parto con Isla, que cumplirá dos años en octubre. Sobre el nacimiento, dice: “En el momento en que la miré supe que nunca podría dejarla.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *