Ovnis en Japón: la historia del primer avistamiento de 1803 protagonizado por “un platillo volador y una bella mujer de cabellos rojos”

 226 Total vistas,  3 Vistas hoy

Cuando en 1803 los habitantes de Hitachinokuni vieron descender sobre sus costas un vehículo extraño, circular, primero se paralizaron por el miedo y después quedaron atrapados en la sorpresa: del objeto emergió la mujer más bella que hayan conocido hasta ese momento.

Según los documentos de la época la dama del platillo volador tenía el cabello rojo, no superaba los veinte años, era de tez blanca y llevada un hermoso vestuario. El tiempo se paralizó y todo permaneció intacto varios minutos.

Según la leyenda, después de ese episodio nadie pudo comunicarse ya que hablaba una lengua incomprensible. Esto datos son el eje de varios relatos del período Edo, en Japón​ es un período histórico que abarca de marzo de 1603 a mayo de 1868, y marcaron a fuego el imaginario popular.

El misterioso abordaje del plato volador de 1803 tratado por la literatura japonesa.

Este caso de la hermosa mujer que descendió de un plato volador se bautizó como el “extraño caso del Utsurobune de Hitachinokuni”. Y fue interpretado como el primer avistamiento de Ovnis en Japón.


Uno de los japoneses que más tiempo estudió el episodio es Tanaka Kazuo, profesor emérito de la Universidad de Gifu, especializado ingeniería electro-óptica.

Kazuo le contó al sitio japonés Nippon.com, que su interés por el caso “comenzó con el incidente de la secta Aum en 1995. Los líderes de la secta, que había saltado a la fama por la supuesta capacidad de levitar y las profecías de su fundador, Asahara Shōkō, provenían de la élite científica japonesa. Comencé a reunir todo tipo de documentos con información sobre ovnis en Estados Unidos​, leyendas japonesas y otros temas con la idea de dar conferencias en la universidad en las que considerar ese tipo de ‘fenómenos sobrenaturales’ desde un punto de vista científico. Y mediante ese proceso llegué a la leyenda del Utsurobune”.

Una de las primeras conclusiones a las que arribó Kazuo fue que los testimonios del primer avistaje de un plato volador en Japón, son pioneros en el mundo.“Se trata de un vehículo descrito en documentos de la época Edo, semejante a un platillo volante pero muy anterior a las primeras leyendas estadounidenses sobre ese tipo de ovnis”.

Los ovnis aparecieron en los medios por primera vez el 24 de junio de 1947, cuando el empresario estadounidense Kenneth Arnold supuestamente avistó unos “discos voladores”. Y después llegó el rutilante Caso Roswell, el 2 de julio de 1947.

Sobre estos casos señala Kazuo que “no se encontraron los restos del supuesto Ovni ni los cadáveres de los extraterrestres, que supuestamente se habían podido recuperar en el lugar del siniestro. Solo existe el ambiguo testimonio de un testigo. No obstante, los investigadores consideran la leyenda del utsurobune un misterio basado en hechos, dado que se pueden consultar varias fuentes de la época que la recogen”.

Testimonios del primer avistamiento de Ovnis en Japón

En la época Edo proliferaron los avistamientos de ovnis en todo Japón, y el investigador Tanaka Kazuo se concentró en seguir su recorrido en libros y documentos que los recogen.

Dibujo de Hirokata Yashiro, samurái y autor de teatro noh. Hirokata era miembro del círculo de escritores que representó el episodio del platillo volador. Foto/ Archivo Nacional Japón

Hasta la fecha se hallaron once tipos de documentos que mencionan la leyenda del plato volador de Hitachinokuni; dos de ellos son especialmente importantes porque fueron tomados en 1803, año del avistamiento.

El investigador Tanaka Kazuo concluyó que “resulta extraño que todos los documentos describan y representen en imágenes concretas la forma de disco del vehículo. Da la sensación de estar basado en un hecho real”.

Del mismo modo en que la ropa de la mujer varía según el documento, la forma y el tamaño del vehículo con forma de disco también suelen ser distintos. Por ejemplo, en algunos documentos, el vehículo medía unos 3,3 metros y 5,4 metros de ancho; el chasis estaba compuesto de hierro y palisandro, y poseía ventanas de cristal.

“No sé si ese texto es un documento oficial o no. Han sobrevivido dos volúmenes, en total, pero salvo la historia del Utsurobune el resto son todo incidentes reales. Por lo menos debemos considerar que la persona que registró la leyenda consideraba que la nave existió de verdad”, concluyó Tanaka.

Y a partir de esos relatos podría quedar establecido el primer avistamiento de Ovnis en Japón, un país que en mayo divisó Ovnis y comunicó oficialmente que se encuentra preparando un protocolo para un posible encuentro con seres de otros planetas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *