Monja de 80 años irá a prisión por usar donaciones en apuestas: “Sé que he pecado”

 294 Total vistas,  2 Vistas hoy

La religiosa se defendió diciendo inicialmente que los curas recibían mejores salarios que ellas y pensó que merecía un aumento.

Una monja de 80 años que desvió y extrajo 835.000 dólares destinados a obras escolares de una escuela católica para gastarlos en apuestas y turismo de lujo fue sentenciada a un año de cárcel en el estado de California, en EE. UU.

Mary Margaret Kreuper apostó por una vida de pobreza cuando tomó sus votos religiosos hace seis décadas, pero al frente de un centro católico de estudios primarios cerca de Los Ángeles agarró los fondos para gastarlos en Las Vegas, según detalló un tribunal californiano.

La monja también usó parte del dinero para financiar viajes a lujosos hoteles en Lake Tahoe, una estación balnearia en la frontera entre los estados de California y Nevada, donde los turistas esquían durante el invierno boreal y pasean durante el verano, en la Sierra Nevada.

“Sé que he pecado, que he violado la ley, no hay disculpas”, declaró Kreuper ante el tribunal, de acuerdo con el periódico Los Ángeles Times.

La monja acabó siendo sentenciada a 12 meses y un día tras las rejas, según se informó.

Reconoció que sus crímenes atentaron contra sus votos, “los mandamientos, la ley y contra toda la confianza sagrada” depositada en ella por los responsables del colegio.

Kreuper ya había admitido el fraude y lavado de dinero durante una audiencia judicial el año pasado.

La corte fue informada de cómo el dinero que había sido enviado a la escuela católica Saint James para solventar donaciones de caridad y matrículas de alumnos fue desviado a cuentas secretas que la monja controlaba.

Cuando se estaba por ajustar una auditoría contable, la religiosa les pidió a los empleados del centro destruir los documentos que podían incriminarla, según informó a el expediente judicial.

Los Ángeles Times reportó también que cuando fue confrontada por la Arquidiócesis local, Kreuper argumentó que los padres recibían mejores salarios que las monjas y que pensó que merecía un aumento.

Mark Byrne, abogado de la religiosa, pidió que le fuera permitido servir su condena en el convento donde ella estaba desde que los crímenes fueron expuestos a la luz pública, en 2018.

El profesional también resaltó que la religiosa se había vuelto adicta a las apuestas.

“Esto no es una disculpa para lo que ella hizo. Es apenas una explicación”, declaró al periódico.

El juez de distrito Otis D. Wright II le confesó a Kreuper que había pensado mucho la decisión a tomar y le reconoció que había sido una excelente maestra por muchos años. “Pero en algún punto se salió completamente del camino y creo que lo comprende. Espero que lo comprenda”, expresó el magistrado.

(Con información de Caracol TV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.