“MÁS SABE CARLOS POR DIABLO QUE POR VIEJO”: La idea es esa

 14 Total vistas,  14 Vistas hoy

Por Jonathann Estrada

* Entre más minimices a tu adversario, más ventajas le das.
* Lo que tu crees que le importa a un gobernante, en la cuenta regresiva de su gobierno, no necesariamente es.

Hablemos una vez más del gobernador de Quintana Roo, Carlos Manuel Joaquín González.
Hoy 10 de marzo 2021 fue mencionado nuevamente por AMLO como un gobernador que no mete las manos en las elecciones.

Su pacto con el Partido Verde “lo sostiene de un Ala” y de “la otra Ala” su relación diplomática con Andrés Manuel López Obrador.
Eso evidentemente deja muy poca posibilidad (por no decir nula) que el gobernador quintanarroense le invierta a la mega alianza PAN-PRD-PRI-CONFIANZA pero también permite la igualdad de circunstancias entre todos los partidos políticos. Si a eso le sumamos la variedad de partidos que compiten sólos con sus candidatos, las votaciones del próximo 6 de junio del 2021 se antojan con mucha efervescencia y pese a que hasta hace un par de meses se previa un alto abstencionismo, todo indica que no será así, por el contrario, habrá un alto porcentaje de votos pero pulverizado y eso le conviene a las circunstancias del gobernador porque mostrará una vez más la lealtad a su palabra con el presidente.
La hipótesis es muy sencilla, ganen o pierdan los candidatos del Partido Morena y el Partido Verde, la responsabilidad no caerá en Carlos Joaquín sino en el propio criterio y participación de los candidatos y sus líderes partidistas.
Partiendo, incluso, de como fueron seleccionados los candidatos de esa alianza. Porque muchos gozan de muy mala fama y negativa aceptación.
Esta campaña será siugéneris. Quizás de las más competitivas en toda la historia de Quintana Roo.
Y los resultados que hoy se prevén no serán al final. Porque algo va a cambiar en la línea del tiempo de aquí al 6 de junio.
El gobernador será espectador y sus operadores tienen “vía libre” para hacer lo suyo sin involucrarlo. Obvio, lo tienen que cuidar. Carlos Joaquín está cuidando su salida de una forma nada ortodoxa. Causa incertidumbre y hasta molestias, pero es su gobierno y el desenlace depende de lo que él decide. Hay muchas apuestas. El reloj corre y él espera. Como esperó del 2010 hasta el 2016.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *