La misteriosa desaparición de una mujer en La Pampa que despertó el interés de Europa y EEUU

 228 Total vistas,  1 Vistas hoy

Apareció 24 horas más tarde, a 65 kilómetros. Estaba en shock, no podía hablar y no sabía cómo había llegado al lugar.

El caso es, cuanto menos, singular. Una mujer de la localidad pampeana de Jacinto Arauz desapareció del patio de su casa y fue encontrada, 24 horas más tarde, en medio de la ruta. Estaba a 65 kilómetros de su vivienda y aseguraba tener unos pocos recuerdos de lo que había ocurrido: primero un ruido que la sorprendió y luego una luz muy fuerte.

Sus familiares pasaron dos días buscándola, hasta que les llegó un mensaje de la mujer con una foto del lugar en el que se encontraba (cerca de un puesto de policía caminera). Cuando llegaron para rescatarla ella estaba en shock. Su alteración era tal, que ni siquiera podía hablar.

En una hoja logró escribir que el martes 16 de noviembre estaba en su casa cuando un ruido le llamó la atención. Salió al patio y una luz fuerte la envolvió. Eso es todo, no sabe qué fue lo que le pasó como para llegar a estar sentada en el medio de la nada después de casi dos días.

Fue internada en el hospital de Guatraché y luego derivada al de General Acha.

No hubo lesiones, ni violencia

La mujer, cuya identidad se mantuvo en reserva, fue internada en el hospital de Guatraché y luego derivada al de General Acha, para que se le realicen estudios. Físicamente no presentaba ningún golpe ni lesión. ​

La fiscal a cargo del caso, Virginia Antón, del Ministerio Público de General Acha, declaró al diario local La Arena que la mujer presentaba un profundo cuadro de agobio por lo vivido: “Le genera mucha angustia no recordar lo que le sucedió, se larga a llorar porque no puede justificar dónde estuvo, cómo estuvo en el lugar que apareció, porque no sabe”.

A su vez, explicó que se derivó a la mujer a la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (Dovic), donde será entrevistada para intentar ayudarla a entender qué fue lo que le pasó.

Los oficiales no encontraron huellas de ningún vehículo cerca de la casa de la mujer.

Y remarcó que hasta el momento no se podría hablar de un caso de violencia de género: “No se ha detectado ninguna situación de violencia previa, ni de las horas que estuvo desaparecida”.

24 horas de búsqueda desesperada

La versión de la víctima la ubica en el interior de su casa de campo a unos 25 kilómetros al sur de Jacinto Arauz el martes 16 de noviembre por la mañana. Allí fue cuando se produjo la secuencia del ruido, la luz fuerte y su posterior desaparición.

El relato continúa con lo que contaron sus familiares. El marido llegó a la casa y se sorprendió por no verla. Recorrió toda la vivienda y al no dar con ella salió a la calle. Contactó a vecinos y el entorno de la mujer pero nadie sabía nada.

Alertó a las autoridades y se organizó un operativo para encontrarla. Entonces sucedieron algunas cosas extrañas. La noche de aquel martes, alrededor de las 19 horas, varios familiares de la víctima recibieron llamadas que provenían del celular de la mujer. Cuando atendían el teléfono se escuchaba ruido. “Como si fuera del viento”, explicaron.

La mujer fue encontrada a 65 kilómetros de su casa.

El otro dato llamativo lo aportó el jefe policial de Jacinto Arauz, Matías Alvarez. Primero describió que el operativo de búsqueda incluyó la movilización de bomberos locales y de la zona, personal policial, brigadistas con perros adiestrados. Luego, confesó un hecho que generó desesperación por encontrarla: los perros seguían el rastro hasta unos 150 metros de la casa, para luego volverse, como perdiendo el rastro.

Preguntas sin respuesta

24 más tarde se supo que la mujer había sido encontrada, sin embargo desde entonces no se pudo saber mucho más sobre lo sucedido. Nadie se explica cómo fue que llegó hasta el lugar en que apareció. Los oficiales no encontraron huellas de ningún vehículo cerca de la casa de la mujer.

Tampoco tenía las suelas de las zapatillas gastadas y, según explicaron sus familiares, la mujer tenía problemas de obesidad por lo que sería imposible que haya caminado 65 kilómetros, especialmente cuando no solía caminar más de mil metros sin cansarse.

¿Fenómeno paranormal?

Sería imposible que haya caminado 65 kilómetros.

Los problemas de memoria de la víctima, sumados a las preguntas que no tienen explicación hasta el momento, llevaron al interés de los especialistas en ovnis y fenómenos paranormales en el caso.

“El caso de la mujer de Jacinto Arauz no solo ha impactado en La Pampa y en otros lugares del país, estoy recibiendo correos electrónicos de Rusia, Estados Unidos y España -quienes reconocen que esta es una zona muy particular en el mundo- y me están solicitando información”, contó Oscar Quique Mario, conocido como ufólogo, al programa “Una Mañana y Pico”, por la emisora La Red Pampeana.

“Es importante para la investigación el dato de que a la mujer la trasladaron al Hospital de General Acha porque le descubrieron una laceración en uno de sus parietales donde le ha realizado otro tipo de estudios más complejos y todavía no se conocen los resultados ya que también la Justicia está investigando el caso”, siguió narrando Mario.

“Según testimonios que he recogido, me cuentan que la mujer también ha sufrido fuertes dolores de cabeza y que le molestaba la luz, que pedía que apagaran la luz en la habitación donde se encontraba, y tengo que decir que son todos síntomas de experiencias de este tipo, probablemente puedan aparecer otros síntomas de anemia”

Por último, Mario se refirió al lugar en el que se desarrollaron los hechos y resaltó que se trata de una “zona caliente” y no es la única en la provincia de La Pampa. “Trabaje en una zona rural en 1980 por una serie de huellas que encontramos en un salitral. Aparecieron después de que un trabajador rural vio un objeto muy grande que definió como una palangana dada vuelta”.

(Con información de Clarín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *