Kapustin Yar, la base militar rusa que encierra secretos de contactos extraterrestres

 234 Total vistas,  1 Vistas hoy

Está ubicada a 100 kilómetros de Volvogrado (ex Stalingrado) y dicen que allí, en 1950, un MIG ruso derribó a un ovni. Y hay muchos misterios más. Mirá el video.

El 7 de julio de 1947 sucedió algo misterioso en Roswell (Nuevo México, Estados Unidos). Algunos hablan de un ovni caído y posterior autopsia de extraterrestres a manos de militares estadounidenses. Otros dicen que es una gran mentira y un mal hecho montaje.

Pero desde ese momento el Área 51 de Estados Unidos se convirtió en un territorio plagado de misterios, prohibiciones y secretos. Y a muchos kilómetros de allí existe otro lugar similar.

Se trata de la base rusa de Kapustin Yar. Un lugar envuelto en secretos no revelados, conspiraciones y hasta una batalla entre un MIG ruso y un ovni, con ambas naves derribadas.

La perra Ajedrezada, frente a la cabeza del misil R-5A (Ministerio de Defensa de Rusia).

La perra Ajedrezada, frente a la cabeza del misil R-5A (Ministerio de Defensa de Rusia).

La captura de científicos nazis

En 1946 Rusia se había apoderado de documentación sobre la tecnología nazi y también había capturado a científicos alemanes a los que llevó a Kapustin Yar, una zona desolada a 100 kilómetros de Volvogrado (la antigua Stalingrado). El fin era uno solo: aumentar el sistema armamentístico del país aprovechando la avanzada tecnología nazi.

El 3 de julio de 1947 se terminó de construir Kapustin Yar. Una base militar ultra-secreta. Y Rusia empezó a lograr los resultados que buscaba.

En 1948 se lanzó el primer balístico soviético, el R-1 (copia del V-2 nazi). Luego vino el monstruoso cohete R-5, el primer misil nuclear de la URSS. Y Kapustin Yar fue el lugar de todas las pruebas de armas atómicas y las pruebas nucleares llevadas a cabo entre 1957 y 1961.

Cohetes en Kapustin Yar (Ministerio de Defensa de Rusia).

Cohetes en Kapustin Yar (Ministerio de Defensa de Rusia).

Y apareció el primer misterio: los aviones espía americanos que sobrevolaban la zona se sorprendieron por el diseño geométrico de esa base rusa. Tenía una forma muy parecida al Pentágono (departamento de Defensa de los EEUU) inaugurado en 1943.

Pero llegó una explicación: el diseño de Kapustin Yar tenía como finalidad atraer naves espaciales extraterrestres. Es que Iósif Stalin, el presidente ruso, estaba obsesionado con el fenómeno OVNI. El hombre quería obtener pruebas.

Organizó una expedición a Tunguska, un lugar remoto de Rusia donde el 30 de junio de 1908 una roca espacial de aproximadamente 37 metros de ancho, penetró la atmósfera terrestre y detonó en el cielo liberando energía equivalente a alrededor de 185 bombas de Hiroshima.

El misil balístico R-5M antes del lanzamiento (Ministerio de Defensa de Rusia).

El misil balístico R-5M antes del lanzamiento (Ministerio de Defensa de Rusia).

Muchos sospecharon que allí se había estrellado un OVNI. Y el propio Stalin así lo creía por informes secretos que le pasaron.

Stalin ordenó la construcción de la base en Kapustin Yar porque allí había decenas avistamientos de OVNIS. Quería matar dos pájaros de un tiro: armas ultra avanzadas e investigación extraterrestre.

La batalla entre un MIG y un OVNI

Y el día soñado por Stalin llegó. Un avión MIG ruso logró derribar un OVNI que tenía forma de habano. El hecho sucedió en 1950 (ver el video arriba).

Detectaron en el cielo un objeto no identificado. Un MIG 19 fue enviado para interceptarlo y derribarlo. Mientras el MIG lanzó un misil, el plato volador lanzó un rayo. Ambas naves, heridas de muerte, cayeron a tierra.

La cabeza del misil R-2, con los perros Pelirroja y Damisela (Ryzhaya y Damka, en ruso), tras el exitoso aterrizaje (Ministerio de Defensa de Rusia).

La cabeza del misil R-2, con los perros Pelirroja y Damisela (Ryzhaya y Damka, en ruso), tras el exitoso aterrizaje (Ministerio de Defensa de Rusia).

El plato volador fue llevado a la instalación subterránea en Kapustin Yar para ser estudiado y se supo, por archivos secretos de la KGB que fueron desclasificados, que en 1960, otro OVNI fue derribado, pero esta vez a diferencia del abatido en 1950, iba tripulado.

Dentro del OVNI habrían encontrado dos seres sin vida que fueron llevados al Instituto de Problemas Médicos de Moscú donde se les practicó una autopsia.

Otros informes dicen que en 1968 la base fue atacada por ovnis que consiguieron destruir cuatro de sus silos.

La supuesta caída de un ovni en la base de Kapustin Yar ( mercuryrapids.co.uk).

La supuesta caída de un ovni en la base de Kapustin Yar ( mercuryrapids.co.uk).

Otros ataques OVNIS

En 1975 se registró otro hecho sin explicación oficial. Una potente explosión destruyó parcialmente algunos silos de lanzamiento de misiles. Hay testigos que afirman haber visto un ovni sobrevolar la zona y atacar la base con un extraño rayo.

Y el último avistamiento fue en 1989, cuando una nave extraterrestre sobrevoló Kapustin Yar. “Hubo muchos casos de encuentros aéreos con ovnis en el cielo sobre Kapustin Yar”, dijo Mikhail Gershtein, ex presidente de la Comisión OVNI de la Sociedad Geográfica Rusa.

El misil R-1 (Ministerio de Defensa de Rusia).

El misil R-1 (Ministerio de Defensa de Rusia).

Y agregó: “Uno de estos casos fue incluido en el llamado ‘Expediente azul’, el dossier ovni de la KGB que fue revelado en 1991, justo después del colapso de la Unión Soviética. En la noche del 28-29 de julio de 1989, objetos desconocidos con forma de disco fueron reportados por personal de la armada soviética en un depósito de armas y otra base militar del distrito. Tenían entre 2 y 5 metros de diámetro, con una media esfera en la parte superior, que se iluminaba brillantemente. El comando llamó a un avión caza, pero este era incapaz de verlo en detalle, porque el ovni no permitió que la aeronave se acercara a él”.

Tras la caída de la URSS, las dificultades económicas provocaron el casi total abandono de las actividades en esta base, y en 2010 se produjo el último lanzamiento de un cohete: el Kosmos 3M despegó vez rumbo al espacio con seis satélites Orbcomm de fabricación estadounidense.

Lo cierto es que Kapustin Yar como Roswell siguen en pie. Las posibilidades como todo todo en la vida son dos: ¿verdad o mentira?

(Con información de Clarín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *