Hombre mató y se comió a una compañera de clase

 165 Total vistas,  1 Vistas hoy

Japón.- Un hombre mató y se comió a una compañera de clase, el caníbal nunca estuvo en la cárcel, incluso llegó a convertirse en una celebridad en Japón.

Issei Sagawa, le dijo la policía francesa en 1981 que mató a su compañera de clase holandesa, Renee Harvetelt.

“La mate para comer su carne”, dijo Iseei Sagawa.

El hombre nación en 1949 y afirma que comenzó a fantasear con comer carne humana  cuando tenía seis años.

Dijo que su cuento infantil favorito era Hansel y Gretel, dice que recuerda mirar fijamente los muslos de sus compañeros de la escuela y pensar que se veían “deliciosos”.

Cuando creció, sus fantasías caníbales se volvieron sexuales cuando comenzó a fantasear con comer la carne de las mujeres, particularmente de celebridades occidentales como la actriz Grace Kelly.

El caníbal dijo que cuando tenía 23 años, irrumpió en el apartamento de Tokio de una joven alemana que llevaba una máscara del monstruo de Frankenstein.

Sin embargo, la joven se despertó antes de que él pudiera atacar.

Issei Sagawa le dijo a la  policía que tenía la intención de agredirla sexualmente, pero su padre le pagó a la joven para que retirara los cargos, por lo que Sagawa quedó libre.

En 1977, el perturbado Issei Sagawa fue a Paros a estudiar lenguas y literatura en la prestigiosa Universidad de la Sorbona.

A los 28 años, se hizo amigo de Renee y ella visitaba regularmente su apartamento para darle lecciones de alemán.

El 11 de junio de 1981, cuando Renee estaba cenando en su apartamento, Sagawa le disparó en el cuello.

“Pensé en llamar una ambulancia, pero luego pensé: Espera, no seas estúpido”.

“¡Has estado soñando con esto durante 32 años y ahora realmente esta sucediendo!”.

Luego Issei abusó del cadáver de Renee antes de comer partes de su carne.

Comió carne cruda y otras partes las cortó, durante dos días el caníbal se comió porciones de los senos, las pantorrillas, los labios y los muslos de Renee.

Cuando decidió que era hora de deshacerse del cuerpo, tomó dos maletas grandes y metió el resto del cuerpo en ellas antes de llamar un taxi.

El taxista lo llevó a un parque cercano y ahí el caníbal intentó tirar las maletas en el parque Bois de Boulogne.

Sin embargo, dos corredores horrorizados vieron sangre goteando de ellos y alertaron a la policía.

La policía pronto pudo conectar los casos con Sagawa con la ayuda del taxista.

En su departamento, hicieron el terrible descubrimiento de las sobras de una comida que incluía carne humana cocida y las tarjeta de identificación con foto de Renee.

El caníbal fue arrestado y recluido en Francia durante dos años, donde lo examinaron los psicólogos.

El padre de Sagawa volvió a intervenir y contrató un abogado de primer nivel que lo declaró legalmente loco e incapaz de ser juzgado.

Durante los siguientes cuatro años, Sagawa estuvo en una unidad psiquiátrica de máxima seguridad francesa, donde escribió e ilustró una novela llamada “In the fog”.

El libro contaba la inquietante historia de un hombre que asesina a una mujer, viola su cadáver y come pedazos de su carne.

Muchos creyeron que esto era un relato de sus crímenes.

Sin embargo, fotos espeluznantes de la escena del crimen del asesinato de Renee se filtraron y publicaron en una popular revista francesa en 1985.

La indignación llevó al arresto de un reportero y a la incautación de 200 mil copias de la revista por parte de las autoridades.

Sagawa fue deportado a Japón, donde fue enviado a un hospital de Tokio para una evaluación psiquiátrica.

Los médicos japoneses dijeron que tenía un trastorno de la personalidad pero que no estaba legalmente loco, lo que significa que podría ser considerado penalmente responsable por sus crímenes despreciables.

Sin embargo, las autoridades francesas no querían ayudar con el enjuiciamiento y a Sagawa se le permitió salir libre en 1986.

Luego se convirtió en una celebridad en Japón y protagonizó una película porno en 1992 en la que pretendía canibalizar a una mujer.

Sagawa ha escrito casi 20 libros y tenía una columna semanal en una revista japonesa.

Apareció en programas de cocina japonesa, escribió reseñas de restaurantes y vendió pinturas.

Ahora, Sagawa tiene 72 años y vive con un nuevo nombre en Tokio.

Actualmente está siendo atendido por un hermano menor luego de un derrame cerebral en 2013.

Sagawa afirma que ser caníbal era “simplemente un fetiche”.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.