HISTORIAS SECRETAS SOBRE LA RECUPERACION DE “ANGELES CAIDOS”

 113 Total vistas,  2 Vistas hoy

En 1989 el escritor Leonard Stringfield público un libro titulado The UFO CRASH, en el mismo hace referencia a los descubrimientos hechos en un rancho al oeste de Kentucky en marzo de 1987.

En el se menciona el encuentro de los restos de dos entidades tipo humanoides y un gran círculo quemado de aproximadamente unos 4 pies en un campo de hierbas. Según el informe, la propiedad pertenecía a un médico retirado y según el testimonio de este los cuerpos encontrados presentaban un gran cráneo, mandíbulas similares a las de un gato con una caja toraxica tipo barril y dos brazos largos con manos que terminaban con tres dedos.

El médico rápidamente se puso en contacto con la Policía local, pero al día siguiente fue visitado por una unidad de la Fuerza Aérea. Un coronel le informó que debían limpiar el área y retirar los restos óseos para un examen oficial. El propio médico fue llevado a una base militar desconocida para ser interrogado.
Allí le mostraron una serie de fotografías de otros cadáveres extraños y en ese momento el médico sintió un terror que lo invadió por completo y pensó que no saldría con vida de aquella base.

En una Convención resiente en Greensboro Carolina del Norte a un investigador ufologico se le acerco un hombre de unos 50 y pico de años afirmandole tener una información muy importante sobre el encuentro de seres extraterrestres.

Esta persona se desempeñaba como fotógrafo y estaba acentuado en la base aérea de Wright-Patterson, Dayton, Ohio. Afirmó que en junio de 1987, bajo circunstancias que declinó revelar plenamente, tuvo la oportunidad de ver varias fotografías que habían sido tomadas recientemente en una granja en Kentucky. O, más bien, sobre la granja.

Estas fueron tomadas durante la luz del día por la tripulación de un helicóptero militar que estaba flotando a un nivel bajo sobre una parte específica de la granja. Al parecer, el equipo había sido traído para tomar fotos aéreas de algo muy extraño: (A) los cadáveres descompuestos de dos, extrañas criaturas humanoides y (B) un área circular aplastada alrededor de 10 pies de diámetro. El helicóptero se cernía mientras el equipo fotográfico capturaba cuidadosamente la escena, inmediatamente después de que el equipo salió de la zona. Una tripulación de limpieza se trasladó y luego se fue con lo que quedaba de los cuerpos de los dos seres, y los recipientes sellados de tierra recogida de donde se encontró el círculo. El hombre no dio más detalles que eso, pero es bastante seguro de que podría haber tenido un fuerte vínculo con el relato del escritor Leonard Stringfield en su libro The UFO CRASH.

(Con información de Archivos Bureau)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *