“ENTRE COLUMNISTAS” #2

 111 Total vistas,  1 Vistas hoy

Periodistas del Sur y del Norte de Quintana Roo escriben para los quintanarroenses.
* Las penurias de Morena en Chetumal (Por Ángel Ramírez Hernández).
* ¿Independientes?, Ninguno (Por Julian Santiesteban).
* “Todo pasa en Quintana Roo” (Por Jonathann Estrada).
* “Aliados y Rivales” (Por Anwar Moguel).

LAS PENURIAS DE MORENA EN CHETUMAL
Ángel Ramírez Hernández
No mentir, no robar y no traicionar, el mandato político de Andrés Manuel López Obrador para su partido MORENA, le valió un cacahuate a la regidora con licencia Rufina Cruz Martínez, en su intento por adjudicarse el único boleto que tienen los 6 aspirantes a la candidatura independiente por la alcaldía de Othón P. Blanco.
Y es que sí, al margen de que la regidora puntea la lista emitida por el Instituto Nacional Electoral, es un hecho que lo hace apoyada desde la actual administración de Otoniel Segovia Martínez, alcalde guinda de Chetumal. Hasta finales del año pasado, Cruz Martínez era reconocida como miembro activo de Morena, y uno de los requisitos, entre los independientes para aspirar a la candidatura, es que, por lo menos, en los últimos dos años no tuviera contacto con la partidocracia, entre otros candados.
Por si fuera poco, dos elementos de su planilla son miembros del ayuntamiento capitalino, uno de ellos es su cuñado Miguel Salazar Vega, director de Recursos Materiales, inscrito para síndico y, Patricia Hernández Juárez, titular de la Coordinación de Prospera. Ellos y varios empleados del ayuntamiento más, se dice, utilizan el padrón de MORENA, gasolina, parque vehicular, despensas, presuntamente pago por firmas, hacen proselitismo y recaban apoyos a su favor desde el poder. Incluso, la regidora recibió licencia para ausentarse del cargo en el ayuntamiento de Othón P. Blanco, sin respetar el protocolo y la ley, además que la contraloría la investiga por nepotismo y sigue.
Algunos aspirantes independientes ya la impugnaron; pero se asegura que nadie la va a bajar del carro, la van a dejar que gane, y sí después, alguna autoridad que obvio no sea de Quintana Roo, la baje, pues la contienda del 6 de junio no tendrá independientes en Chetumal. Las reglas no dicen que quien quede en segundo vaya en busca del cargo. Me pregunto ¿A quién le interesa que Rufina participe en la elección en puerta?

¿INDEPENDIENTES? NINGUNO
Julian Santiesteban
En este país, quien pretende competir por una candidatura independiente, pasando por impoluto, está destinado al fracaso, pues a los procesos electorales confluyen quienes quieren acceder al poder y las arcas y, quienes los ayudan, evidentemente invierten mucho más que su “talento” para alcanzar el objetivo.
De sur a norte de Quintana Roo, no ha habido uno solo que haya alcanzado un relativo éxito sin haber recibido ayuda, por mínima que sea, de un poderoso o desde el poder. Y tan despreciable es quien recibe la ayuda fingiendo que no lo hace, como el que denuncia a quien hace exactamente lo mismo que su rival, asegurando ser una legítima opción ciudadana.
Sean de este gobierno o los anteriores, esos “legítimos” aspirantes al cargo y al presupuesto público, aprovechan todo resquicio legal, al igual que lo hacen los postulados por algún partido político, para poner zancadillas a sus rivales, pues la norma electoral, ni duda cabe, ha sido construida a modo y, hasta estar en condiciones de modificarla, quien decide participar asume que sus rivales no actuarán precisamente con dechado de virtud. El que se lleva se aguanta pues.
En suma, como el escribiente ha dicho en múltiples ocasiones, lo que hace falta a este país no sólo son mejores leyes, sino una mejor clase política. Erradicar a los simuladores, aun aquellos disfrazados de independientes, pues el que no obedece a un partido o poder, es miembro distinguido de algún grupo que ya desfalcó las arcas, y regresa ahora como lobo con piel de cordero. Hasta ahí.

TODO PASA EN QUINTANA ROO
Jonathann Estrada
Las cosas en Quintana Roo no están tan sencillas como parece. Todo indica que el semáforo naranja responde más a cuestiones electorales que de salud. Porque hay que ser honestos, Quintana Roo debería estar en semáforo rojo pero por cuestiones económicas se redujo a amarillo.
Todo mundo sabe que en Quintana Roo los contagios, muertes y la actividad natural rebasa por mucho lo que se reporta. Y se decidió así porque Quintana Roo es un bastión de la economía nacional. Pero ahora, de buenas a primeras, deciden ponerlo en semáforo naranja. Justo cuando están las encuestas definiendo candidatos. Pero lo más irrisorio es que los presidentes municipales que aspiran a ser reelectos en lugar de aprovechar el nuevo color del semáforo solo atinan a decir retórica. No hacen nada. No accionan.
Están literalmente durmiendo el sueño de los justos. Estamos en absoluta indefensión y si los ciudadanos teníamos dudas de que los alcaldes fueran inexpertos y corruptos, el semáforo naranja nos lo hacen comprobar. Así Mara Lezama, Pedro Joaquín Delbois y Laura Beristain. Así nuestra suerte.

ALIADOS Y RIVALES
Anwar Moguel
La primera alianza en la historia del PAN y PRD con el PRI en Quintana Roo no está resultando tan “dulce” como esperaban, pues aunque tienen como objetivo común derrotar -o al menos intentarlo- a Morena, en las elecciones del 6 de junio, los jaloneos y las malas decisiones partidistas parecen ser la norma en la accidentada “colisión” oficialista.
Hay agrios pleitos entre los partidos de la BOA quintanarroense por las definiciones de candidatos en Chetumal, Isla Mujeres y Felipe Carrillo Puerto, mientras que el reparto de posiciones en los cabildos no está dejando satisfecho a ninguno.
Y quien ya hizo notar su molestia – evidenciando que el agarrón interno no es solo chisme- fue Julian Ricalde Magaña, uno de los principales líderes del PRD que escribió el pasado viernes en su cuenta de Twitter una gran verdad: “En tiempos de alianzas recordé una máxima: Si las alianzas no sirven para ganar… no las hagas. La alianza federal tiene un acuerdo nacional pero, la alianza local pareciera un sinsentido. A nadie deja a gusto…”
Y este domingo remató con un mensaje no tan cifrado: “Si alguna clase de la prepa recuerdo con gusto era de LÓGICA. Debería ser obligatoria en todas las prepas. Nos ahorraríamos discusiones estériles y decisiones sin sentido.” ¿Se referirá el ex alcalde cancunense a las pésimas decisiones que está tomando su coalición, que parece estar decantándose por enviar candidatos perdedores en ciertos municipios?
Y por esa falta de lógica y sentido común que está reinando sobre todo en el PAN, la coalición amenaza con llegar a la elección con serias fracturas internas; panorama nada prometedor para ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *