El reptil volador más grande de Australia era un «dragón de la vida real»

 675 Total vistas,  1 Vistas hoy

Paleontólogos describen un pterosaurio australiano con una envergadura de siete metros que podría ser uno de los más grandes conocidos a nivel mundial.

Boca de lanza

Australia es un vasto territorio terrestre en el que los restos de pterosaurios son extremadamente raros. Los animales pertenecientes al orden Pterosauria eran saurópsidos voladores que vivieron durante el Mesozoico. Con sus huesos huecos y quebradizos fueron los primeros vertebrados en conquistar el aire. Pero estos huesos esponjosos heredados por las aves, no fueron capaces de soportar el paso del tiempo, por ese motivo se excavan muy pocos. Hasta la fecha, en el país se han descrito cerca de 20 especímenes de pterosaurios y solo se han nombrado tres.

Paleontólogos de la Universidad de Queensland descubrieron en la formación geológica Toolebuc (Queensland) restos del que sería  el pterosaurio más grande jamás encontrado en el quinto continente.

«Es lo más parecido que tenemos a un dragón de la vida real», dijo el paleontólogo Timothy «Tim» Richards.

La bestia voladora que gobernó los cielos hace 110 millones de años, ha sido nombrada como Thapunngaka shawi, basándose en las características de su mandíbula inferior y usando palabras del idioma de los pueblos originarios de la región, la nación Wanamara. «El nombre del género, Thapunngaka, incorpora thapun [ta-boon] y ngaka [nga-ga], las palabras de Wanamara para ‘lanza’ y ‘boca’, respectivamente», explicó el paleontólogo Steve Salisbury.

Un dragón aterrador

De acuerdo a la reconstrucción a partir de los restos de la mandíbula inferior, el cráneo de T. shawi habría medido alrededor de un metro de largo y tendría 40 dientes. Se piensa que con una envergadura de 7 metros volaba sobre lo que fue el mar de Eromanga, pescando con su larga mandíbula y poderosos dientes.

Además, la porción de la mandíbula encontrada posee una gran cresta ósea en la parte inferior. Basándose en los estudios y características de los pterosaurios de la familia Anhanguera, la mandíbula superior también habría tenido esta proyección ósea.

skull
Reconstrucción del cráneo de T. shawi a partir de una porción de la mandíbula inferior con cresta. (T. Richards).

«Estas crestas probablemente jugaron un papel en la dinámica de vuelo de las criaturas, y es de esperar que la investigación futura proporcione respuestas más definitivas», comentó Salisbury.

Es a partir de esta cresta que los autores estimaron el tamaño del pterosaurio. Según ellos, es la cresta mandibular más grande de cualquier anhangueriano que se haya descubierto. Si sus estimaciones son correctas, T. shawi sería el tercer pterosaurio anhangueriano de mayor tamaño conocido en todo el mundo.

«Esta pudo ser bastante salvaje. Habría proyectado una gran sombra sobre algún pequeño dinosaurio tembloroso que no lo notó hasta ser demasiado tarde», describe Richards.

Orgullo para Australia

Las hipótesis a partir de las crestas sugieren que los pterosaurios australianos rivalizaban con especies de otros continentes en términos de tamaño. Aunque más allá de la competencia por el largo de la mandíbula o la cresta, es satisfactorio para los paleontólogos australianos reconocer que en ese territorio pudo haber una gran diversificación de especies de pterosaurios locales.

Debido a las características óseas,  «es bastante sorprendente que existan fósiles de estos animales», enfatizó Richards. «De acuerdo a los estándares mundiales, el registro de pterosaurios australianos es pobre, pero el descubrimiento de Thapunngaka contribuye en gran medida a nuestra comprensión de la diversidad de pterosaurios australianos«.

Por estas razones, el orgullo de los paleontólogos australianos crece junto a su optimismo por encontrar y describir más dinosaurios como este.

(Con información de Robotitus)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *