El misterio de las cuevas de Guyajú, las extrañas viviendas en forma de panal en los acantilados de China

 366 Total vistas,  1 Vistas hoy

Nadie sabe quién habitó las cuevas de Guyajú, un asentamiento cerca de Beijing, en China. A su paso, dejaron esqueletos de viviendas vacías.

Poco se sabe sobre la civilización que construyó las cuevas de Guyajú. Incrustradas por completo en las colinas de un complejo de acantilados cerca de Beijing, en China, se asume que fueron viviendas intercontecadas entre sí. En algún momento de la historia, fueron abandonadas sin razón aparente. La comunidad prehistórica también se borró del mapa.

Historiadores chinos piensan que los orígenes de esta tribu se pueden rastrear a una antigua dinastía local, conocida como Kumo Xi. Se situaron un valle cerca de la actual Dongmenying, distrito de Yanqing, hacia los años 618 a 907 a.C. Por la forma de las viviendas, se piensa que pudieron fungir incluso como bases militares antiguas. Esta es la razón.

Casitas prehistóricas en forma de panal

Las cuevas de Guyajú (古崖居, en chino) son algunas de las ruinas más únicas que se han registrado en Asia. Se ubica a unos 80 kilómetros al noroeste de Beijing, y fueron descubiertas originalmente en 1984. Por las dimensiones del yacimiento, se ha descrito como el sitio más grande de una antigua residencia en una cueva de China.

Desde fuera, se aprecia una estructura similar a un panal de abejas, construidas sobre las paredes rocosas en los acantilados chinos. Las habitaciones que se han encontrado, prácticamente intactas, están muy cerca las unas de las otras. Se estima que, al interior del complejo, hay unas 350 cámaras interconectadas. 

Arqueólogos de la Oficina de Gestión de Reliquias Culturales del Condado de Yanqing encontraron los restos de un antiguo palacio de un cacique, ubicado en la parte inferior de la estructura. Es la residencia más compleja del sitio, con 8 habitaciones sostenidas con columnas de piedra.

Recámaras con calefacción propia

Se estima que el complejo de cuevas de Guyajú floreció hace unos 1,000 años. Además del antiguo recinto de gobierno, los científicos han encontrado habitaciones más pequeñas. En ellas, hay lámparas, bases de cama, mesas y espacios para almacenar artículos personales:

«Las cámaras tienen principalmente 1,8 metros de altura y están dispuestas en un plano rectangular o cuadrado que varía desde viviendas de una sola habitación hasta granjas más grandes de varias habitaciones en varios niveles», según Heritage Daily.

En algunas de las recámaras, incluso, se han encontrado estufas y chimeneas de piedra. Otras, las más sofisticadas, cuentan con un antiguo sistema de calefacción doméstico, conocido como kang. Este se ha visto en otros sitios arqueológicos que, en principio, no tienen nada que ver con las cuevas de Guyajú. Además de tener recámaras muy bien equipadas, la civilización que habitó este sitio contempló espacios para alimentar al ganado y establos para caballos.

Hasta ahora, el complejo más grande se conoce como «Guantangzi«, que se traduce literalmente como «Templo Dorado». Las columnas están ornamentadas con relieves. Se piensa que, por la distribución de las estructuras, se utilizó antiguamente para celebraciones religiosas o reuniones entre los dirigentes políticos.

(Con información de NatGeo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.