Descubren un yacimiento gobernado por una mujer hace 4.000 años

 133 Total vistas,  1 Vistas hoy

Un increíble hallazgo arqueológico en Murcia, España, ha impactado a los expertos por la tumba de una mujer que dirigió un ‘estado’

Sobre la pregunta de si es ‘una reina’, los arqueólogos se resisten, por respeto al rigor científico.

Pero la protagonista que ha aparecido en el yacimiento arqueológico de La Almoloya, en Murcia, podría considerarse como tal ya que, el hallazgo en sí, es excepcional.

Lo ha descubierto un equipo de arqueólogos de la Universitat Autònoma de Barcelona, que esta madrugada ha publicado los resultados en la revista Antiquity, una referencia en el sector.

Esa mujer murió con entre 25 y 35 años y fue enterrada –junto a un hombre, unos diez años mayor, con quien tuvo una hija-.

Se encuentran en la ‘tumba 38’ de la sala de gobierno del palacio hallado en un cerro murciano.

Por ello, tuvo con toda seguridad un papel en la política de su tiempo, tal como atestigua su nicho, repleto de plata.

El enterramiento de la ‘tumba 38’ incluye restos de un hombre y una mujer que tuvieron una hija en común, que no fue enterrada con ellos

Lo increíble es que vivió durante la Edad del Bronce, entre el 2.200 y el 1.500 aC, el tiempo de Hammurabi en Mesopotamia o de los faraones Pepi II a Tutmosis I en Egipto.

Un tiempo muy remoto, en el que las sociedades son castamente patriarcales. Por eso el asombro de la comunidad científica.

Porque esta mujer fue enterrada con un valiosísimo ajuar valorado en 938 jornales de la época o 3.350 kilos de cebada.

Esa cantidad de cebada es el alimento de meses o años de todo su pueblo, según cálculos del equipo de arqueólogos de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Ajuar de plata enterrada

La sepultura de la “misteriosa dama” contiene la cantidad de plata equivalente a 3.350 kilos de cebada, el sustento de muchos meses de toda la ciudad

Los expertos han calculado que el peso medio de las tres espirales de plata que llevaban los dos ocupantes de esa tumba es de 8,44 gramos.

Además de abalorios, en la tumba aparece un punzón con mango de plata de dificilísima factura; con una tecnología que no se volverá a localizar hasta muchos siglos después.

En la zona se fabrica un punzón revestido de plata con un método que tardará siglos en repetirse

Por todo ello, y de manera coloquial, el equipo de arqueólogos llama Miss Silver a la ocupante de la tumba 38.

Todos sus objetos cotidianos están laminados con ese metal, hasta alguna cerámica, “para evitar que toque materiales poco nobles”, explica Risch.

Porque la diadema hallada en esta tumba, además, es igual que las que en las excavaciones iniciadas en el siglo XIX se localizaron en El Argar, en Almería.

En otro yacimiento de la misma cultura se hallaron diademas idénticas que prueban la amplia zona que controló el mismo pueblo

La tumba de la mujer de plata fue hallada en el subsuelo de una gran sala en la que no hay restos de alimentos ni nada que le pueda atribuir funciones religiosas.

Por eso, la teoría que maneja el equipo, planteada ya en artículos científicos en 2014, es que esta sala era con toda probabilidad un ‘parlamento’.

En su perímetro cabían, sentadas, unas cincuenta personas. ¿Quizás se tratase de un antiguo ‘consejo de gobierno’?

(Con información de Planeta Magnífico)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *