Cirujana amputa pierna equivocada de anciano diabético, la multan con 65 mil 100 pesos por negligencia

 559 Total vistas,  1 Vistas hoy

Alta Austria, Austria.- Una cirujana de 43 años amputó la pierna equivocada de un anciano con diabetes severa, quien murió días después de la cirugía, y fue multada con 2 mil 300 libras, es decir 65 mil 100 pesos por daños corporales y negligencia grave en Alta Austria, Austria.

El anciano de 82 años diagnosticado como severamente diabético por lo que debía serle amputada la pierna izquierda, sin embargo durante un error a la hora de la operación, la pierna derecha fue la marcada y amputada por la cirujana en el Hospital Freistadt en Alta Austria el pasado 18 de mayo.

La equivocación durante la cirugía apenas fue descubierta dos días después de la intervención quirúrgica por las enfermeras que realizaban un cambio de vendaje de rutina, lo que llevó al adulto mayor a una segunda operación para amputar la pierna correcta.

Después de descubrirse la equivocación, se supo que el error ocurrió poco antes de realizarse la cirugía, cuando marcaron la extremidad incorrecta previo a dirigirse a la sala de operación.

“Hasta donde sabemos, la confusión ocurrió poco antes de la operación antes de que se marcara el tramo equivocado”,  dijo el Dr. Norbert Fritsch, director del Hospital Freistadt.

La cirujana de 43 años fue llevada a juicio por “lesiones corporales por negligencia grave en circunstancias particularmente peligrosas”, en donde su abogado alegó que el error no se debió a un “fallo individual”, sino a que el sistema de control no funcionó.

Por su parte, la cirujana dijo que, a pesar que sabía que debía amputar la pierna izquierda y “simplemente [no] sabía por qué se marcó la pierna derecha antes de la operación”, por lo que hubo errores en la planificación de la cirugía, ya que al no haber recibido los números de página en el archivo del paciente, no fue posible una revisión.

Afirmó que, durante el llamado tiempo muerto del equipo, el paciente fue identificado y se confirmó la ubicación antes de la cirugía por lo que eso tampoco funcionó correctamente, ya que nadie notó que las marcas estaban en la pierna equivocada.

Derivado de las dos cirugías a la que tuvo que ser intervenido, el adulto mayor de 82 años falleció en un asilo de ancianos.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *