(AUDIO) La leyenda de ’El Silbón’: el siniestro ser que te acecha a la distancia

 273 Total vistas,  6 Vistas hoy

El Silbón es una leyenda muy popular en los llanos venezolanos y colombianos. Conoce qué es este extraño ser y por qué es tan aterrador.

Lo llanos de Colombia y Venezuela son los territorios donde habita una extraña criatura conocida como el Silbón. Este ser fantasmal merodea desde tiempos muy antiguos estas zonas para acosar a los caminantes. Algunas personas se atreven a atravesar por estas zonas desérticas ignorantes de la leyenda o porque se atreven a desafiarla de manera temeraria.

La leyenda dice que el Silbón (también llamado el Silbador en ciertas zonas de Colombia) se manifiesta precisamente a través de un escalofriante silbido: cuando éste sonido se escucha muy cerca significa que el ser se encuentra lejos de ti. Pero cuando el silbido se percibe muy lejos a la distancia es cuando más miedo debes tener: el ser se encuentra tan cerca que tu vida corre peligro.

Quienes han tenido la oportunidad de escuchar el silbido de esta criatura y vivido para contarlo se refieren a él como algo fuera de este mundo. El aterrador silbido es capaz de hacer sentir un frío indescriptible en la piel.

Esto es lo que hace del Silbón algo tan peligroso: su capacidad de engaño. Según el folclor colombiano y venezolano, la criatura se manifiesta sobre todo en el verano, cuando los llanos están secos. El Silbón se entretiene recogiendo el polvo entre sus manos a la espera de que un caminante se atreva a pisar sus territorios.

Aunque también se dice que el ser, al cual se le describe como un ser muy alto y desgarbado, puede manifestarse en tiempos de lluvia o humedad. Como toda leyenda, circulan diferentes versiones sobre un mismo hecho.

¿Pero por qué persigue el Silbón con sus víctimas y qué les hace? Algunos dicen que el silbón siente predilección por los borrachos a quienes ataca para succionarles el aguardiente contenido en su sangre a través del ombligo.

Otros dicen que gusta de atacar a los mujeriegos, a quienes tortura y despedaza para luego meter sus huesos en el saco que siempre lleva a cuestas. Este objeto es muy característico del Silbón y tiene una oscura historia detrás.

El origen del Silbón

La leyenda de este ser data de mediados del siglo XIX en las llanuras de Guanarito, estado de La Portuguesa, Venezuela. De ahí la historia comenzó a desplazarse a otras zonas aledañas del país hasta llegar también a Colombia, donde es muy popular.

Se dice que el Silbón era un joven que un día fue testigo de cómo su padre violaba a su esposa. Montado en cólera, el joven estranguló a su progenitor hasta quitarle la vida. Cuando se percató del crimen, su abuelo lo castigó de una manera atroz.

Lo amarró a un poste, le dio cientos de latigazos, y lavó sus heridas con aguardiante. Por último, soltó a un par de perros para que devoraran al parricida. Pero no todo quedó en ello: el abuelo condenó a su nieto a cargar en un saco los huesos de su padre para toda la eternidad.

Cuando murió, el muchacho se transformó en un alma en pena que encontró refugio en la soledad de los llanos. Su extraño silbido que sirve de advertencia a sus víctimas, le dio el apodo por el que todo el mundo lo conoce.

No te atrevas a caminar solo por las noches en los llanos. Cuando escuches al Silbón corre por tu vida, sobre todo si el silbido se percibe muy lejos, perdido entre el polvo seco.

La leyenda dice que la única manera de escapar de este fantasma es con el ruido del ladrido de un perro o los chasquidos de un látigo, pues son los ruidos que le recuerdan el momento de su amargo desenlace.

(Con información de Muy Interesante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *