Astrónomos detectan señales cuyo origen es completamente desconocido

 273 Total vistas,  1 Vistas hoy

Algo en nuestro vecindario cósmico está emitiendo señales extrañas de un tipo que nunca antes habíamos visto. Podría ser una extraña estrella de neutrones, o el remanente de una estrella masiva que explotó. La verdad es que los astrónomos no lo saben con certeza. La investigación fue publicada en Nature.

A solo 4.000 años luz de distancia, algo emite ondas de radio. Durante aproximadamente 30 a 60 segundos, cada 18,18 minutos, pulsa brillantemente, uno de los objetos más luminosos en el cielo de radio de baja frecuencia. No coincide con el perfil de ningún objeto astronómico conocido, y los astrónomos están atónitos. Lo han llamado GLEAM-X J162759.5-523504.3.

“Este objeto aparecía y desaparecía durante unas pocas horas durante nuestras observaciones”, dijo Natasha Hurley-Walker de la Universidad de Curtin en Perth, Australia. Examinarlo nos ayudaría a comprender la agonía de muerte de las estrellas.

Pulsos

Hurley-Walker y sus colegas descubrieron este objeto usando el Murchison Widefield Array (MWA), un radiotelescopio en Australia. Después de detectar un aluvión de ondas de radio que parecían aparecer y desaparecer, buscaron en los datos de archivo tomados por la MWA. El estudio analizó información de principios de 2018 y encontraron 71 pulsos más.

Con cada pulso, el objeto GLEAM-X J162759.5-523504 liberaba enormes cantidades de energía. “El brillo aquí es realmente loco, muy, muy, muy extremo”, enfatizó Hurley-Walker en una conferencia de prensa. “No esperábamos toparnos con algo tan brillante”.

No se ha encontrado nada con un ritmo similar a este antes. La mayoría de los objetos de radio parpadeantes en el cielo pulsan mucho más rápido, brillando y desapareciendo nuevamente en cuestión de segundos. «Nadie realmente pensó en buscar objetos en esta escala de tiempo porque no nos era posible pensar en ningún mecanismo que los produzca y, sin embargo, existen», dijo Hurley-Walker.

Un magnetar

La pulsación indica que el objeto probablemente está girando, y otras mediciones de su luz sugieren que debe tener un campo magnético poderoso. Esto llevó a sospechar que podría ser un magnetar, un tipo de estrella de neutrones con un campo magnético particularmente fuerte. Pero no está claro cómo un magnetar puede girar tan lentamente y brillar tanto.

Vale la pena señalar que, durante los ocho años que MWA ha estado operativo, solo se ha observado que GLEAM-X J162759.5-523504.3 estuvo activo durante ese período de dos meses en 2018. Los investigadores continúan monitoreando la región para ver si vuelve a ponerse en marcha.

Es posible que el objeto sea otra cosa, como una enana blanca. Pero el perfil hasta ahora se ajusta mejor a lo que esperaríamos ver de un magnetar de período ultralargo, dijeron los autores.

“Me preocupaba que fueran extraterrestres, pero… se encuentra en un rango muy amplio de frecuencias”, bromeó Hurley-Walker. “… y eso significa que debe ser un proceso natural, no una señal artificial”, agregó. Ella y sus colegas ahora están buscando más objetos como ese para lograr averiguar qué son.

(Con información de robotitus.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.