Ahora puede vivir al lado de la misteriosa Área 51, ¿le gustaría?

 107 Total vistas,  1 Vistas hoy

El Medlin Ranch es el único lugar habitado cerca de la icónica base militar.

Aunque no parece un lugar común para tener un rancho, el Medlin Ranch está justo al lado del Área 51, la famosa base militar ubicada en el desierto del estado de Nevada (Estados Unidos).

Según Allie Bear, agente inmobiliaria estadounidense a cargo de la venta, la propiedad está valorada en 4 millones y medio de dólares (casi 16 mil millones de pesos) y cuenta con 323.749 metros cuadrados.

El lugar tiene dos amplias casas prefabricadas, agraciados corrales, varios tipos de graneros y 750 animales de ganadería.

Aunque parece un rancho convencional, está al lado de los lugares más misteriosos. Colinda con el sitio que ha inspirado varias teorías conspirativas.

Esto hace que Medlin Ranch sea envidiado por algunos y temido por otros.

La propiedad la puso en venta el matrimonio conformado entre Steve y Melisa Medlin, quienes se instalaron en la década de los 70. Ellos, hasta el momento, son los únicos civiles con acceso a los alrededores del Area, pues, en ocasiones, una de las 750 cabezas de ganado de su propiedad se extravía y termina en ‘terreno prohibido’.

Vale resaltar que, incluso ellos, siendo ‘vecinos’, deben pedir autorización para pasar.

¿Qué es el Área 51?

Según la ‘BBC’, este lugar, ubicado a 135 km de Las Vegas (EE.UU), empezó siendo un campo de pruebas y entrenamiento de la Fuerza Aérea estadounidense en los años 50.

Está construido en un terreno demarcado por la Comisión de Energía Atómica, en una zona donde se realizaban pruebas nucleares. Allí se probaron las armas para un posible enfrentamiento con los rusos durante la Guerra Fría.

Las personas que trabajaban en el lugar no podían hablar con nadie al respecto, ni siquiera con sus familias. Todos se identificaban con nombres clave y no contaban con radio ni televisión.

Tanto misterio dio pie a la creación de toda clase de teorías ‘conspirativas’ enfocadas en el plano extraterrestre. Se dijo, por ejemplo, que los aviones utilizados en la base poseían tecnología alienígena o, en su defecto, eran naves espaciales legítimas.

La ‘BBC’ contó que, en 1989, Bob Lazar, un hombre que dijo haber trabajado en el Área 51, se ‘confesó’.

Según su testimonio, en la base vio fotografías de extraterrestres. Además, afirmó que el gobierno usaba las instalaciones para examinar ovnis.

Ninguna de estas teorías tiene evidencias contundentes.

Aún así, el Área 51 está vigilada y quienes la resguardan están autorizados a usar la fuerza letal contra quienes intenten sobrepasar los límites.

Es un campo de entrenamiento que resguarda muchos secretos de estado. Y alguien, muy pronto, podría convertirse en ‘vecino’ de ese lugar misterioso.

(Con información de El Tiempo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *