21 OVNIS “invadieron” el cielo de Brasil hace 30 años y aún es un misterio

 238 Total vistas,  1 Vistas hoy

Testigos del extraño evento, aseguraban que las “naves” medían hasta 100 metros.

Hace 30 años, 21 OVNIS “invadieron” el cielo dejando helados a decenas de testigos que vivieron esa experiencia. Los objetos “desaparecieron”, en segundos y dejaron estupefactos a militares y civiles de varias localidades de Brasil.

Según detallan los medios internacionales, todo ocurrió el 19 de mayo de 1.986, ese lunes por la noche, 21 OVNIS fueron avistados por militares y civiles de 4 localidades de Brasil: Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Goais. Los objetos fueron identificados por el Centro Integrado de Defensa Aérea y Control de Tráfico Aéreo (Cindacta), lo que determinó que las naves eran “sólidas”. 

“Alrededor de las 20:00 horas, unos dos mil militares, entre cadetes y oficiales, de la Escuela de Especialistas Aeronáuticos (EEAR), presenciaron el fenómeno, a simple vista o con binoculares”, documentó Edison Boaventura Júnior, presidente del Grupo Ufológico de Guarujá (GUG).

Ahora bien, todos los testigos concluyeron en que fueron 21 OVNIS, sin embargo, esa noche, los pilotos del Centro de Operaciones de Defensa Aérea (CODA) trataron de “interceptar” a los supuestos invasores de esa noche, pero los evadieron con velocidades de hasta 15 veces la velocidad del sonido. 

El Capitán Armindo Sousa Viriato de Freitas en un avión de combate de la FAB, la Fuerza Área Brasileña.

Uno de los objetos voladores, que los pilotos aseguraban se trataba como de una “nodriza”, tenía poco más de 11 kilómetros de largo y unos 100 metros de ancho, esa “flota de OVNIS” sobrevoló el Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE), el Centro Técnico Aeroespacial (CTA) y la Academia de la Fuerza Aérea en Sao Paulo.  

“Los pilotos tenían contacto visual con los objetos, pero los radares no registraban nada. Otras veces, los radares incluso detectaban la presencia de objetos, pero los pilotos no podían verlos. La Fuerza Aérea consideró solo los avistamientos en los que había confirmación simultánea”, reseñaron los militares.

Las fotografías que se tomaron esa noche, la NASA se las “llevó y nunca más las regresó”, tampoco informó sobre lo que habría analizado de ese material que fue captado por periodistas de la época, lo cierto es que así como llegaron al cielo, así desaparecieron y 36 años después, siguen siendo un misterio y un caso bastante interesante para los investigadores de ufología.

(Con información de colombia.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.