《ENTRE COLUMNISTAS》#11

 109 Total vistas,  1 Vistas hoy

¡¡¡Periodistas del Sur y Norte de Quintana Roo escribímos para usted!!!

* Jonathann Estrada, Anwar Moguel, Julian Santiesteban, Ángel Ramírez Hernández y Javier Chávez Ataxca.

“Impone el “Niño Verde” a Marciano Dzul para hacer negocios

Jonathann Estrada

El candidato del “Niño Verde”, Marciano Dzul Caamal, pretende seguir disfrutando de las mieles del poder. “El Cartel del Despojo”, desnudado públicamente por el periodista Carlos Loret, donde evidencia a los principales líderes del Partido Verde como miembros activos, se ha enquistado en Morena y en poco tiempo acabarán con la cuarta transformación de Andrés Manuel López Obrador. Sus “Lauras”, su “Mara”, su “Marciano” y su “Juan”, están muy lejos de pretender servir a la sociedad. Todos tienen denuncias públicas de utilizar el poder para enriquecerse y corromper. Ellos se mueven por compadrazgos e intereses económicos. Son candidatos de una cúpula empresarial partidista que solo buscan seguir lucrando y obtener más recursos del sistema político.
El terrateniente Marciano Dzul es ahora considerado como el político millonario. Ha sido uno de los gobernantes que más daño le ha hecho a Tulum a través de sus “incondicionales” Martín Cobos, David Balam y su propia hermana Romalda Dzul Caamal, a quienes impulsó como alcaldes en su momento. La estela de corrupción de Dzul Caamal va desde corrupción en la venta y compra de terrenos ejidales, enriquecimiento inexplicable e irregularidades financieras en las gestiones administrativas de todos sus incondicionales, incluyendo su hermana que gobernó de 2016 al 2018. Según indicios de una fuente del municipio de Tulum, tiene en su haber por lo menos 18 terrenos de alta plusvalía, todos ellos adquiridos del 2009 al 2019.
El tema del relleno sanitario municipal, para el cual se destinó un terreno de su propiedad, lo compró como presidente y lo vendió como ejidatario, la inversión fue de unos 20 millones de pesos. A la corrupción millonaria de Dzul Caamal a las finanzas públicas municipales, durante su trienio y la de sus “amigos” y hermana, se le suman señalamientos de invasiones, abuso de poder y de asuntos relacionados con homicidios, como el del periodista Alberto Velázquez. Ahora va por los negocios que arrojará “El Tren Maya” y el Aeropuerto de Tulum. No piensa en los tulumnenses, piensa en vengarse de sus enemigos y en servirle al Partido Verde en sus negocios. Al menos eso es lo que se percibe.

 

| José Esquivel Vargas “Chak Meex”, Mary Hernández

“Municipio pobre, candidata rica”

Anwar Moguel

El costo de su complicidad con el alcalde de Felipe Carrillo Puerto, el voraz José Esquivel Vargas “Chak Meex”, le pegó en la línea de flotación a la candidata de Morena en ese municipio maya, Mary Hernández, que ahora debe explicar a sus votantes por qué recibía un estratosférico salario de más de 123 mil pesos al mes como regidora de una de las demarcaciones más pobres y con mayor rezago del país.
La información, con documentos de por medio, salió a la luz esta semana y puso contra las cuerdas a la joven candidata que enarbola en su discurso el combate a la corrupción, pero que como regidora jamás se opuso a la rapiña del alcalde y nunca alzó la voz por las arbitrariedades cometidas contra los empleados, los policías y la población.
La docilidad de Mary fue bien pagada con esa lanota que además evidencia la forma en que los alcaldes premian o castigan a los regidores según sus posicionamientos políticos, porque la ahora candidata del PRI, Paoly Perera, como regidora solo recibía un sueldo de 44 mil pesos, la tercera parte de lo que se embolsaba la de Morena.
Claro que la priista no iba a dejar pasar la oportunidad de exhibir a su rival ante los votantes, sobre todo porque la imagen de Chak Meex está tan desgastada, que el simple hecho de haber sido cómplice y aliada le quita varios puntos a la Morena Mary Hernández, en una contienda que se espera de lo más cerrada y en la que cada voto cuenta.

 


“Las trampas de Morena, descubiertas”

Julian Santiesteban

En un intento por sostener a “fuerza de discurso” las tramposas postulaciones para diversos cargos de elección, Morena se ha ido entrampando cada vez más. Ya desde enero de este año, luego de las designaciones de candidatos para gubernaturas en 15 entidades, el partido afrontaba procesos por violación de derechos políticos en por lo menos la mitad de esos estados, pero se incrementaron cuando se confirmaron las postulaciones para diputados federales, locales, presidencias municipales y distintos cargos de elección popular. Son más de 21 mil en total los que están en disputa, en este que es el proceso electoral más grande en la historia nacional. Y Morena se ha mostrado tal cual es: un partido en el poder, tan tramposo como los que le antecedieron, con las mismas desviaciones, pues al final está compuesto por la misma desprestigiada clase política mexicana.
Si se quita a Mara Lezama, a Fernando Bacelis o la Laura Beristain, luego de la determinación del Tribunal Electoral federal que ordena “aclarar” los motivos por los que no se permitió la participación de más aspirantes a los cargos, en realidad será festinado por quienes resulten favorecidos, pero a los electores –y aun a los que aman la “marca” Morena– les queda claro que no son lo que prometieron, que no hacen lo que dijeron y que no habrá Cuarta Transformación Republicana. Sólo son una terrible reedición de lo mismo. Marybel Villegas Canché y Cristina Torres Gómez se preparan para regresar a la competencia electoral en el mes de mayo, pero les toca la responsabilidad de demostrar que son diferentes ¿podrán?
Es preocupante la falta de opciones político electorales, porque aun con la disputa interna en Morena, del lado del régimen local no logra surgir una figura que les haga contrapeso. Si la confirmación de Mara Lezama ocurre, y con ello la muy posible derrota en las urnas, pudiera ser Jesús Pool Moo quien se atreva a disputar la gubernatura con los colores del “panrredismo” en el 2022, pero para eso tiene que pasar primero la “aduana” de las urnas, este 06 de junio, mientras que los “guindas” ya tienen por lo menos a tres finalistas. De la misma clase política, pero finalistas al fin. Atentos a lo que ocurra esta semana en Morena, porque puede haber modificaciones en las candidaturas.

 


“¡Letra muerta entre candidatos, la coherencia de lo que dices con lo que haces!”

Por Ángel Ramírez Hernández.

La coherencia es una virtud que no todos los políticos conocen, y qué decir de practicarla, menos en tiempos dónde la partidocracia hace a un lado las filosofías y postulados sobre los cuales fueron creadas y cimentadas. Ser coherente lo que dices con lo que haces debiera ser fácil, pero no para el político actual. Antes con solo saber las siglas de su partido sabías quién era, cómo pensaba y vivía. Su ideología era inercia natural del ser humano, pero ahora ni los independientes se salvan de la nueva realidad. Combinan el agua y el aceite y se presentan ante ti pidiendo el voto, seres humanos que anteponen la mentira, el engaño, en aras de conseguir lo que quieran, al precio que sea, aun haciendo a un lado sus principios y valores, violentando leyes y normas.
Hoy vemos en campañas aspirantes de alcaldes y diputados prometer, políticos y remedos, porque muchos ni a grillos llegan y juran y perjuran que de llegar al cargo acabarán con la corrupción y la impunidad. Pero esos mismos políticos, candidatos ahora, dejaron días atrás cargos y puestos de elección popular en los once ayuntamientos del estado (síndicos, regidores, direcciones de áreas importantes, secretarías particulares) para hacer campañas, dejando atrás ayuntamientos y dependencias saqueadas, corrompidas, en la quiebra por sus acciones, por omisión o acción, da lo mismo.
Sin descaro se presentan como los paladines del orden y la democracia, asegurando que expulsarán las lacras corruptas cuando no le cumplieron al pueblo, pues abandonaron sus cargos, curules, algunos exconvictos y otros con averiguaciones y señalamientos serios en su contra, muchos ganando sueldos superiores al presidente de la nación porque la ley se los permite, ¿podemos creerles? Por ello, antes de elegir por quién va a votar, ya no mire partidos políticos, colores, porque ya no existen ideologías, están corrompidos de raíz. Mire a personas, valoren su trayectoria, palabra, de lo contrario, estaremos avalando delincuentes que nos seguirán saqueando y trayendo inseguridad y miseria para perjuicio de todos.

“Todos los balones para Andrés Manuel Messi en una equipo dividido”

Por Javier Chávez Ataxca

Morena sobrecargó al partido del presidente Andrés Manuel López Obrador. La liga ha sido estirada al máximo por la ciega confianza en una marca muy poderosa, pero no invencible. Fueron muy lejos al humillar a sus aspirantes chetumaleños para imponer a la cancunense Anahí González como candidata a diputada por el segundo distrito. Vamos, ni siquiera podrá votar por ella y quizá lo haga por la verde ecologista Laura Fernández Piña, quien compite con los colores morenos en su cuarto distrito.
El combustible de las candidaturas de Morena con sus aliados depende por completo del Presidente, quien mantiene en lo alto a los cuatro candidatos a diputados federales –todos los balones para Lionel Messi–, pero el priista chetumaleño José Alberto Alonso Ovando de la coalición Va por Quintana Roo se consolida como el principal retador de la confiada Anahí.Morena también ha dado vuelo a los conflictos internos. En Cancún es durísima la ofensiva de la senadora Marybel Villegas contra Mara Lezama y su familia, atacando frontalmente al Verde Ecologista. Los actos de corrupción de ese equipo dominante son la bandera de la senadora beligerante que debilita a Mara, beneficiando de paso a su adversario Chucho Pool, candidato del PRD y aliados a la alcaldía de Benito Juárez.
Pocos candidatos aportan su propio liderazgo. Uno de ellos es Marciano Dzul Caamal, quien conserva su ventaja en la batalla por la conquista de Tulum. Pero en casi todos los frentes predomina el triunfalismo por la fuerza de Morena, dejando que todo fluya invocando como un santo a Andrés Manuel, pero divididos y confiados en una guerra donde nada está escrito y la batalla territorial del día “D” será decisiva y huele a sorpresa en varios frentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *