(VIDEO) Viktor Schauberger: El misterioso inventor que creó OVNIs para los nazis

 169 Total vistas,  1 Vistas hoy

El científico, pensador, filósofo e inventor que ideó teorías tecnológicas innovadoras y que después fue empleado por los nazis para desarrollar OVNIs funcionales y que, finalmente, terminó desaparecieron de forma misteriosa. Ese es Viktor Schauberger.

Viktor Schauberger nació en Austria en 1885, tenía una formación excepcional en comparación con otros colegas.

A pesar de haber nacido en una familia de silvicultores en una gran franja de desierto remoto en Holzchalg, Alta Austria, fue el encargado de desarrollar los «OVNIs» de los nazis.

Viktor Schauberger: el inventor visionario

Gran parte de su juventud estuvo relacionada con el campo y la naturaleza, tiempo en el que realizó muchas observaciones que cambiaron profundamente su vida y filosofía.

En particular, quedó absolutamente fascinado por el agua, que la veía como un organismo vivo. De hecho, la llamaba «Sangre de la Tierra» y creía que era el origen de toda la vida.

Se enfocaría principalmente en los comportamientos de esta, como sus formas en espiral, vórtices, canales, corrientes y más.

Estudió de forma obsesiva los movimientos y efectos de agua, desarrollando muchas teorías e invenciones. Así creó un sistema de hidrodinámica único, en el que creía que el vórtice del agua que se mueve hacia adentro se podría aprovechar para potenciar la propulsión.

Estos serían los comienzos para su nuevo y revolucionario motor que se basaría en implosiones, en lugar de explosiones.

Siempre fue una persona autodidacta. Viktor Schauberger nunca asistió a una universidad, sin embargo, fue aclamado internacionalmente por algunas ideas, patentes e invenciones.

Criticó muchas de las invenciones disponibles de la época, pensando que trabajaban en contra de la naturaleza y eran destructivas. Abrazó la idea de que la humanidad y la naturaleza podían vivir juntos a través del uso de alternativas de poder. Siendo su lema «Kapieren und kopieren», o «Comprender y copiar la naturaleza».

Creando energía limpia

El inventor trató de poner sus ideas en prácticas, llegando a una teoría elaborada de que los vórtices de agua podrían usarse para construirse unos sobre otros y producir fuerzas cada vez mayores. A su vez, producirían fuerza opuesta a la gravedad, lo que llamó «dia-magnetismo».

Usó teorías para crear inventos increíbles; una turbina de implosión de agua que aspiraba el aire que giraba para alcanzar grandes fuerzas. También creó una máquina que creaba una fuerza de succión comparable a un tifón para manipular la temperatura de una habitación. Un generador de energía que la generaba a partir del agua y el aire a través de tubos en espiral y chorros.

Todo ello funcionó gracias a energía limpia y al trabajo de la naturaleza. Creando poca a nula contaminación.

Sin embargo, en el año 1934 comenzaría la parte extraña de su vida. Época en que los nazis se le acercaron.

Supuestamente, en 1938, Julius Streicher, miembro del partido nazi, le ordenó construir una máquina voladora. Esta usaría un motor de vórtice capaz de usarse en una nave en forma de disco para levitar, cambiar de velocidad en un instante y realizar maniobras imposibles para aviones comunes.

En pocas palabras, Viktor Schauberger debía construir una nave futurista con sus teorías. Dado que era una orden nazi, no podía negarse.

El «OVNI nazi»

En 1940, creó el primer prototipo de un OVNI terrestre, llamándolo «Repulsine A». Este usaba la fricción entre los vórtices y el aire circundante para forzar el aire hacia abajo, generando un efecto de elevación y propulsión general. Básicamente, se formaba una especie de mini tornado que movía la nave.

El problema es que era inestable y el ventilador del dispositivo no giraba tan rápido como se requería.

Al no poder crear un prototipo funcional, lo encarcelaron. Al menos hasta que bajo el control de Heinrich Himmler.

Después fue obligado a trabajar en un nuevo tipo de mini submarino silencioso. Así como continuar en una nueva versión de una nave antigravedad, llamado Vril-7.

Se desconoce en hasta qué punto llegó su investigación al término de la guerra, pero se cree que todas las pruebas se destruyeron para que no cayeran en manos aliadas.

Los estadounidenses, sabiendo lo importante que había sido para los alemanes, lo arrestaron y lo llevaron a Estados Unidos. Fue interrogado fuertemente, pero nunca reveló mucha información.

Sin embargo, los principios fundamentales usados fueron desarrollados más tarde para proyectos como el Avro Canada VZ-9 Avrocar. Un avión VTOL desarrollado durante la Guerra Fría.

Schauberger trabajó en una variedad de proyectos tecnológicos de vórtices civiles. Generadores, tratamiento de aguas y dispositivos de purificación de aire. Regresó a Austria el 25 de septiembre de 1958 casi en la quiebra y murió 5 días después, junto todos sus secretos.

Desde ese día, varias conspiraciones han nacido sobre él y su investigación. Algunas, asegurando que los avistamientos OVNIs durante la Segunda Guerra Mundial fueron obra de él.

A pesar de que sigue siendo desconocido para muchos, Viktor Shcauberger fue una de las mentes más brillantes del planeta en su época. Lamentablemente, vivió en la época equivocada, donde el mundo estaba envuelto en el caos de la guerra.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.