(VIDEO) Philip James Corso: El hombre que vio cadáveres extraterrestres en Roswell

Teniente Coronel del Ejército de los Estados Unidos, Philip James Corso, fue uno de los testigos presenciales del accidente Roswell, donde pudo ver cadáveres de extraterrestres…

Corso estuvo a cargo de la investigación del caso Roswell.

Philip James Corso fue un destacado miembro del ejército estadounidense, siendo formado en la Escuela Militar de Inteligencia de Fort Riley.

También ocupó puestos de seguridad de  gran importancia, tanto en su país como en el extranjero, lo que le valió 19 condecoraciones y trabajar al lado del presidente Eisenhower.

Sin embargo, lo más sorprendente de su historia no es todo su historial militar. Sino lo que presenció el 2 de julio de 1947.

Lo que vio Philip James Corso

La credibilidad de un militar con tales reconocimientos, especialmente en los Estados Unidos, es innegable.

Sin embargo, cuando Corso comenzó a revelar información en la década de los 90 acerca de su experiencia en uno de los eventos más controvertidos de la historia, generó gran impacto.

En 1947, el Teniente Coronel trabajó en el caso Roswell desde la base de Kansas, donde varios militares tenían como orden resguardar los restos de un platillo volador.

Hasta cinco camiones provenientes de Roswell llegaron a la base, todos cargados con diferentes materiales. Como era de esperar, Corso estaría al mando de la investigación.

El militar reveló que la investigación llegó a la conclusión de que la nave era un dispositivo espacio-temporal. En él, sus tripulantes podían acceder a varios puntos del universo sin problema.

Obviamente, esto sorprendió a todos los involucrados; la nave no tenía ningún tipo de sistema de propulsión, ni motores o algo que se le asemejara.

Rápidamente comenzaron los trabajos de ingeniería inversa para intentar replicar tal tecnología. El vehículo estaba compuesto por fibra óptica, circuitos integrados, equipos de visión nocturna, fibras similares al Kevlar, entre otros.

Muchos de estos materiales se entregaron a diferentes empresas como IBM, Hughes Aircraft, Bell Labs y Dow Corning para desarrollarlas.

Según Corso, los cuerpos que vio eran similares a los Grises.

Cadáveres extraterrestres

Sin embargo, Philip James Corso asegura que lo que más le sorprendió fue ver en persona los cadáveres extraterrestres de los pilotos de la nave.

Los describió como humanoides de pequeña estatura, con rasgos idénticos a los conocidos Grises, los cuales estaban en cajas parecidas a ataúdes.

Los detalles de toda esta información se encuentran en el libro publicado por él mismo en 1997: «The Day after Roswell».

Estas declaraciones crearon gran polémica en todo el mundo y su libro fue uno de los más vendidos de la historia.

De acuerdo al New York Times, Corso tuvo una carrera militar con asignaciones de inteligencia y como asignado especial del Pentágono bajo las órdenes del general Arthur Trudeau.

Por esta razón, cualquier cosa que dijera Philip tomaba una relevancia tremenda. Además, no era la primera vez que alguien importante hablaba de Roswell.

Cabe mencionar que Corso fue uno de los fundadores del Disclosure Project. Ahí colaboró con revelar lo que él llamaba como la verdad que se había mantenido oculta por el gobierno.

¿Qué hubiese ganado Philip James Corso revelando esto a sus 82 años? Era obvio que no buscaba fama, controversia ni reconocimiento a esa edad. Lo más probable es que, antes de morir, quería tener su conciencia limpia y revelar al mundo lo que sucedió realmente en Roswell.

(Con información de ufo-spain.com)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *