(VIDEO) La Luna es artificial: “Una civilización avanzada la construyó”

 352 Total vistas,  6 Vistas hoy

La humanidad posee muchas leyendas relacionadas con la Luna, pero pocas son tan explícitas como la que se encuentra en el antiguo libro chino de la dinastía Tang.

Un antiguo libro chino llamado «Yuyang Zazzu», dice explícitamente que la Luna fue construida por una civilización avanzada humana. Revelando una de las leyendas más sorprendentes sobre los orígenes de nuestro satélite.

Antigua leyenda china dice que la Luna es artificial

«Durante el reinado de Wen Zong (809-840), el hermano menor de Wang Xucai y Zheng Renben fue al monte Songshan y se perdió.

Los viajeros pidieron instrucciones a un plebeyo que descansaba a la vera del camino. Al mismo tiempo se le preguntó al hombre de dónde venía. El hombre riendo dijo:

Queridos señores, ¿sabéis que la luna se compone de siete tesoros? La luna es como una bola vacía. El resplandor del Sol se refleja en su superficie. Construimos 82.000 familias, yo soy una de ellas.

Mostró el camino y luego desapareció de la vista».

Esta leyenda que la Luna no emite luz, sino que refleja la del Sol ¿Cómo es posible que las personas de la dinastía Tang supieran esto hace 1.100 años?

Más sorprendente aún es que, según sus tradiciones, un monje estuvo involucrado en su construcción.

Un anciano ermitaño chino contó su vida pasada hace cientos de millones de años. La civilización humana estaba entonces muy avanzada. En esa época, grandes ciudades tenían colosales estructuras en todo el mundo. Había barcos gigantes que flotaban en el aire para miles de pasajeros.

Gracias a esta tecnología avanzada, se pensó en crear un cuerpo celeste que iluminara la noche. Este no debería brillar para que la gente durmiera, sino que la oscuridad no sea total.

El proyecto fue aprobado por varios sectores de la sociedad y, así, se empezó una titánica labor. El monje anciano, entonces, trabajó como ingeniero y participó en la construcción de la Luna.

¿Una construcción hecha por humanos?

Explicó que dentro de su núcleo hay muchos mecanismos y dispositivos de energía precisos. No existe nada entre el núcleo y la capa externa. Ésta no es más que una protección hecha de una gruesa placa de metal de varios kilómetros de espesor.

Varios años después el trabajo continuo, la humanidad completó su construcción. La superficie del satélite se pulió para reflejar la luz solar hacia la Tierra durante las noches.

Para que iluminara continuamente la velocidad de su rotación de calculó de forma que la cara pulida siempre mirara al planeta.

Esta obra se celebró en todo el mundo. Los constructores se convirtieron en un grupo de personas respetadas, glorificados por mucho tiempo.

Sin embargo, el monje notó que esto solo era una ilusión. Con el pasar de los años y la decadencia moral, la humanidad empezó a decaer. El avance tecnológico pronto condujo a que los recursos escasearan y el medio ambiente se resintiera.

La Tierra sufrió grandes daños que fueron catastróficos para la humanidad. La civilización regresó a los tiempos primitivos y el desarrollo empezó de nuevo. La historia de la Luna pasó a ser solo una leyenda.

Datos que concuerdan con la leyenda

Existen ciertas «anomalías» en la Luna que podrían concordar con esta antigua leyenda china:

El diámetro de la Luna es 1/395 del diámetro del Sol y la distancia entre la Luna y la Tierra es de 1/395, de la distancia entre la Tierra y el Sol. A raíz de eso, el tamaño de ambos se ven iguales.

Dicho fenómeno no es común de la astronomía y hasta la fecha no se ha descubierto un segundo fenómeno similar.

La Luna siempre mira a la Tierra del mismo lado y el reverso del satélite es muy distinto a la parte visible y su irregularidad. Si la Luna es un cuerpo celeste natural, esto no debería suceder.

La órbita de los satélites naturales son elípticas, mientras que la de la Luna es circular.

La Luna es hueca. Desde 1969, Estados Unidos ha enviado naves espaciales al satélite para expediciones científicas, instalando sismógrafos en la superficie.

Uno de los terremotos que se registró duró 55 minutos. Las fluctuaciones débiles se convirtieron gradualmente en fuertes. La intensidad máxima duró 8 minutos, después la amplitud disminuyó hasta que cesó. Durante todo el suceso, hubo una especie de «estampido sónico» continuo.

Clive R. Neal, profesor de geología de la Universidad de Notre Dame, declaró en un informe de la NASA en 2006, que sonaba como «una campana».

A raíz de eso, existe la hipótesis que sugiere que en el interior de la Luna hay una corteza metálica hueca y su cuerpo está cubierto por una capa suelta con un espesor de 16 a 32 kilómetros.

Estos datos revelan que es posible realmente que la humanidad haya sido creada por artificialmente por una civilización muy avanzada antigua.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *