(VIDEO) La IA predice delitos con una semana de adelanto y un 90% de precisión

 142 Total vistas,  1 Vistas hoy

Un nuevo algoritmo de inteligencia artificial (IA) utiliza datos disponibles públicamente para predecir el crimen con precisión en ocho ciudades de los EE.UU., al tiempo que revela una mayor respuesta policial en los vecindarios ricos a expensas de las áreas menos favorecidas

Los avances en IA y aprendizaje automático han despertado el interés de los gobiernos a quienes les gustaría usar estas herramientas para la vigilancia predictiva.

Sin embargo, los primeros esfuerzos en la predicción del delito han sido controvertidos, porque no tienen en cuenta los sesgos sistémicos en la aplicación de la policía y su compleja relación con el crimen y la sociedad.

Ahora, los científicos sociales y de datos de la Universidad de Chicago han desarrollado un nuevo algoritmo que pronostica el crimen mediante el aprendizaje de patrones en el tiempo y ubicaciones geográficas a partir de datos públicos sobre delitos violentos y contra la propiedad.

Así, ha demostrado éxito en la predicción de futuros delitos con una semana de antelación con una asombrosa precisión de aproximadamente el 90%.

En un modelo separado, el equipo de investigadores también estudió la respuesta policial al crimen analizando el número de arrestos luego de los incidentes y comparando esas tasas entre vecindarios con diferentes niveles socioeconómicos.

Vieron que el crimen en áreas más ricas resultó en más arrestos, mientras que los arrestos en vecindarios desfavorecidos disminuyeron.

Sin embargo, el crimen en los barrios pobres no condujo a más arrestos, lo que sugiere un sesgo en la respuesta y aplicación de la policía.

«Lo que estamos viendo es que cuando se estresa el sistema, se requieren más recursos para arrestar a más personas en respuesta al crimen en un área rica y se desvían los recursos policiales de las áreas de nivel socioeconómico más bajo»

Esto lo dijo el Dr. Ishanu Chattopadhyay, profesor asistente de medicina en la Universidad de Chicago y autor principal del nuevo estudio publicado en la revista Nature Human Behaviour.

La IA es cada vez más «inteligente»

La nueva herramienta se probó y validó utilizando datos históricos de la ciudad de Chicago en torno a dos amplias categorías de eventos informados:

Delitos violentos (homicidios, agresiones y lesiones) y delitos contra la propiedad (robos, hurtos y robos de vehículos motorizados).

Estos datos se usaron porque era más probable que se reportaran a la policía en áreas urbanas donde históricamente existe desconfianza y falta de cooperación con las fuerzas del orden.

Dichos delitos también son menos propensos al sesgo de aplicación, como es el caso de los delitos de drogas, las detenciones de tráfico y otras infracciones por delitos menores.

Esfuerzos anteriores en la predicción del crimen a menudo usan un enfoque epidémico o sísmico, donde el crimen se describe como emergente en «puntos críticos» que se extienden a las áreas circundantes.

Sin embargo, estas herramientas pasan por alto el complejo entorno social de las ciudades y no consideran la relación entre el crimen y los efectos de la aplicación policial.

«Los modelos espaciales ignoran la topología natural de la ciudad», dijo el sociólogo y coautor James Evans.

«Las redes de transporte respetan calles, pasarelas, líneas de tren y autobús. Las redes de comunicación respetan áreas de antecedentes socioeconómicos similares. Nuestro modelo permite el descubrimiento de estas conexiones».

El nuevo modelo aísla el crimen observando el tiempo y las coordenadas espaciales de eventos discretos y detectando patrones para predecir eventos futuros.

Divide la ciudad en mosaicos espaciales de aproximadamente 1,000 pies de ancho y predice el crimen dentro de estas áreas en lugar de depender de los vecindarios tradicionales o los límites políticos, que también están sujetos a prejuicios.

El modelo funcionó igual de bien con datos de otras siete ciudades de EE. UU. —Atlanta, Austin, Detroit, Los Ángeles, Filadelfia, Portland y San Francisco—.

«Creamos un gemelo digital de entornos urbanos. Si lo alimenta con datos de lo que sucedió en el pasado, le dirá lo que sucederá en el futuro. No es mágico, hay limitaciones, pero lo validamos y funciona muy bien», concluyó Chattopadhyay.

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.