(VIDEO) La historia de la mujer que LIDERABA ASESINOS SERIALES junto a ‘El Azteca’ en Nuevo León

 641 Total vistas,  3 Vistas hoy

México.- Cristina Soledad Sánchez Esquivel, es conocida en México como ‘Matataxistas’ luego de ser capturada en el año 2010 por una acusación que un taxista de 62 años impuso por agresión y robo de su unidad vehicular.

‘La Matataxistas’ cometió 5 homicidios brutales hechos a hombres que laboraban como conductores de taxi en Nuevo León.

Esta asesina en serie no actuaba sola, tenía un cómplice, se trata de Aarón Herrera Pérez, conocido como ‘El Azteca’.

En el mes de febrero del 2010, comenzaron a hacerse varios reportes de taxistas desaparecidos, pero a nadie se le ocurrió que las desapariciones tenían una conexión, pero todos los cuerpos fueron abandonados en ‘la boca del diablo’.

Un hombre de 54 años fue el único sobreviviente de esta banda de asesinos, quien detalló haber sido golpeado por la mujer junto a un par de cómplices, y trataron de matarlo a navajazos para lanzarlo a una fosa, pero no pudieron lograr su cometido, pues lo encerraron en la cajuela de su automóvil y pudo escapar sin que los criminales se dieran cuenta.

Los agentes de la policía hicieron su trabajo y dieron con Cristina Soledad dentro del auto, donde la hicieron confesar el delito.

La mujer de 31 años habló sobre los homicidios con mucha tranquilidad frente a las cámaras, donde dijo que picaban a las víctimas y después los tiraban al pozo. Asimismo, detalló que ella era el señuelo de los choferes de taxi para llevarlos con sus cómplices, quienes acababan con las vidas de estas personas inocentes y después se encargaban de desaparecer los restos en un pozo de agua que se hallaba en medio de un cerro intransitable.

Vecinos de la ‘Matataxistas’ aseguran que se trataba de una señora muy responsable y trabajadora para darles mejor vida a sus hijos.

Los cómplices de la delincuente eran su pareja sentimental de sólo 27 años, y un joven de apenas 15 años, quienes declararon que el modus operandi era buscarlos, matarlos, “desaparecerlos” y así poder poner en venta sus vehículos a 20 mil pesos mexicanos, y además la mujer les pagaba 300 por participar en los homicidios.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *