(VIDEO) ¿Jeffrey Dahmer mexicano? El ABUELITO que cometió más de 30 feminicidios y DEVORÓ a sus víctimas

 128 Total vistas,  3 Vistas hoy

La terrorífica historia del abuelito que mató alrededor de 30 mujeres en México, y que además cometía canibalismo con sus cuerpos.

México.- Luego de que Netflix lanzara dentro de su plataforma la mini serie de Jeffrey Dahmer, uno de los asesinos más temidos de todos los tiempos, y la producción se convirtiera en todo un éxito, varios casos similares a los de ‘el carnicero de Milwaukee’ han resurgido y se convirtieron en tendencia.

A pesar de que la terrorifica historia de Jeffrey Dahmer parecía sacada de una novela de terror, los crímenes que cometió fueron reales, y no fue el único asesino serial, en México un adulto mayor de 74 años identificado como Andrés Mendoza, fue el autor intelectual de 19 feminicidios, pero se estima que en realidad pudo haberle quitado la vida a más de 30 mujeres en las últimas dos décadas.

Este hombre fue descrito por todos sus vecinos como un ‘hombre bueno‘, que buscaba el bien común, por lo que jamás se esperaron que detrás de esa fachada de señor bondadoso había un hombre despiadado, que no se tocó el corazón para matar a mujeres inocentes sólo por ser bonitas.

Los delitos que Andrés Mendoza cometió dentro de su domicilio en el municipio de Atizapán, al norte de la Ciudad de México, fueron descubiertos debido a que una de sus vecinas, quien confiaba en él y diario solía frecuentar, desapareció después de decirle a su esposo que iría a hacer compras con el señor Mendoza, por lo que Bruno Ángel Portillo, el cónyuge de la víctima y también el jefe de policía en el municipio, sabía con quién se había visto su esposa por última ocasión.

Tras un intenso interrogatorio al homicida, el oficial Portillo revisó cámaras de seguridad y rastreó el teléfono celular de su esposa, lo que lo llevó nuevamente a la vivienda del señor Mendoza, y al catear la casa se encontró con una escena horripilante, su esposa se encontraba descuartizada.

Por desgracia, las autoridades dieron con un cuarto subterráneo dentro de la casa, donde encontraron más de 2000 restos humanos, credenciales, celulares y cintas que el criminal grababa al momento de quitarle la vida a sus víctimas, además de una bitácora donde anotaba el nombre y edad de las víctimas, así como cuánto pesaban sus restos, el corazón, hígado, piernas, y otro miembros del cuerpo.

Pero el espeluznante hallazgo no termina en eso, el hombre confesó que se comía a sus víctimas, y conservaba el cabello y restos desmembrados, por esa razón lo apodaron como ‘el caníbal o carnicero de Atizapán’.

Cabe destacar que el carnicero compartía la propiedad al rentarla a un médico y una familia que jamás se enteraron de nada de lo que ocurría en el sótano de Andrés.

(Con información de Debate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *