(VIDEO) Ex ingeniero del Área 51: “Volé en una nave extraterrestre”

 135 Total vistas,  3 Vistas hoy

Aparte de Bob Lazar, hay otra persona interesante llamada Bill Uhouse que afirmó haber trabajado en el Área 51. Y su testimonio es aún más impresionante.

El capitán Uhouse sirvió 10 años en el Cuerpo de Marines como piloto de combate y cuatro años con la Fuerza Aérea en la Base Aérea Wright-Patterson como civil realizando pruebas de vuelo de aviones experimentales exóticos (F-89, B-47, F-102, etc.).

Más tarde, durante los siguientes 30 años, trabajó para contratistas de defensa como ingeniero.

Falleció en agosto de 2009, pero su testimonio sobre algo increíble quedó grabado en una entrevista que se le realizara unos pocos años antes para uno de los documentales del ufólogo Steven Greer.

Uhouse contó que en 1958 fue invitado por un hombre —cuya identidad no fue revelada— para trabajar en una nueva tecnología secreta.

Aparentemente, se trataba de un simulador de disco volador que, según él, se basó en realidad en un ovni rediseñado de 30 metros de largo que se estrelló en Kingman, Arizona, en 1953, y que fue salvaguardado en el Área 51, la cual todavía estaba en construcción.

Cooperación alienígena

Los tripulantes y sobrevivientes de este incidente habrían sido cuatro seres extraterrestres —heridos en menor o mayor grado—, quienes luego de ser «rescatados» fueron transportados a Los Alamos para que compartieran y ayudaran con la ingeniería inversa sobre los restos recuperados.

La especialidad del capt. Uhouse era la cabina de vuelo y los instrumentos en la cabina de vuelo —entendía el campo gravitacional y lo que se necesitaba para entrenar a las personas para experimentar la antigravedad—.

De hecho, se reunió varias veces con un extraterrestre al que llamaron J-rod (o Jarod) que ayudó a los físicos e ingenieros a entender la susodicha nave.

«Solo había uno de ellos (alienígena) que hablaba con los científicos en el laboratorio y el resto no hablaba con nadie», dijo, aclarando que la comunicación parecía llevarse a cabo por medio de la telepatía.

«En realidad hablan, pero no como lo hacemos nosotros».

Dentro de la tecnología ET

El diseño de la nave discoidal era tan sofisticadamente simple que no se le podía instalar nada externo, como ametralladoras o bombas como en los aviones tradicionales.

Asimismo, se requería una buena cantidad de tiempo para que una persona entrene y se adapte para poder operarla.

En cuanto a la propulsión de la nave, Uhouse señaló que este objeto generaba su propio campo gravitatorio por lo que dentro de ella «no había arriba o abajo».

También subrayó que en lo que había trabajado era diferente de lo que Bob Lazar llamaba un reactor.

Si bien explicó que había un espacio en el interior que podría contar como tal y que habían operado el simulador con seis grandes condensadores cargados con un millón de voltios cada uno.

La entrevista completa puede verse a continuación:

(Con información de ufospain.es)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *