Una gigante mancha solar duplicó su tamaño en 24 horas y apunta hacia nosotros

 165 Total vistas,  6 Vistas hoy

Una mancha solar gigantesca se ha hinchado hasta el doble del tamaño de la Tierra, duplicando su diámetro en 24 horas. AR3038 está apuntando directamente hacia nosotros y podría generar una fulguración solar, según informa SpaceWeather.com.

Las manchas solares son regiones oscuras en la superficie del Sol que están asociadas con intensos estallidos de radiación. Su color oscuro se debe a su temperatura, la cual es más fría que el resto de la superficie de nuestra estrella madre.

Se forman en áreas donde los campos magnéticos del Sol son particularmente fuertes. Esta gran fuerza impide que parte del calor del Sol alcance su superficie, ocasionando que sean tan frías.

Dichos campos magnéticos a veces pueden reorganizarse muy rápidamente. Cuando eso sucede, una repentina explosión de luz y radiación es expulsada de la estrella en forma de llamarada solar.

Las imágenes del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA muestran cómo AR3038 ha evolucionado últimamente, retorciéndose y contorsionándose. «Ayer, la mancha solar AR3038 era grande. Hoy es enorme», se lee en el sitio web SpaceWeather.com. «La mancha solar de rápido crecimiento ha duplicado su tamaño en solo 24 horas».

Llamaradas 

El campo magnético asociado con la mancha solar significa que potencialmente podría enviar una llamarada solar de clase M a la Tierra. Esta es la segunda clase más fuerte, y causa breves apagones de radio que afectan las regiones polares de la Tierra. Además, puede afectar las industrias marítima o de aviación, entre otras.

Por el momento, no se sabe si este será el caso. Hasta el lunes por la mañana, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) no había emitido ninguna advertencia de llamarada solar.

Sin embargo, vale la pena señalar que una llamarada de clase M no sería particularmente perjudicial en ningún caso. Aunque sean el segundo tipo más fuerte de erupciones solares, solo tienden a causar eventos moderados de apagones de radio.

Una fulguración solar M9, ​​la más fuerte de la clase M, llegaría a causar pérdidas de contacto por radio durante decenas de minutos en las áreas afectadas de la Tierra. Asimismo, produciría la degradación de las señales de navegación de baja frecuencia.

Actividad solar 

A pesar de todo, son las llamaradas de clase X (el tipo más fuerte) las que pueden causar problemas más serios. Una fulguración X20, provocaría un apagón completo de radio de alta frecuencia en el lado de la Tierra con luz diurna durante varias horas. Afortunadamente, tales erupciones son muy raras.

Las manchas solares también arrojan material solar. En los planetas con fuertes campos magnéticos, como la Tierra, el aluvión de desechos solares de las eyecciones de masa coronal (CME) es absorbido por nuestro campo magnético, desencadenando poderosas tormentas geomagnéticas.

Durante estas tormentas, el campo magnético de la Tierra se comprime ligeramente por las ondas de partículas altamente energéticas, las cuales se filtran por las líneas del campo magnético cerca de los polos y agitan las moléculas en la atmósfera, liberando energía. La luz resultante termina creando hermosas auroras de colores en el cielo nocturno.

(Con información de robotitus.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *