Un nuevo trabajo digital llega a Brasil: las «inspectoras de fidelidad»

 202 Total vistas,  6 Vistas hoy

Una nueva «profesión» online está siendo noticia en Brasil. Atractivas mujeres intentan seducir a los maridos de sus clientas para luego aportar pruebas de su (in)fidelidad.

Las inspectoras de fidelidad brasileñas se han hecho muy populares en redes sociales como TikTok e Instagram. Suelen ser mujeres jóvenes y atractivas que cobran entre 20 reales (4 dólares) y 150 reales (30 dólares) para poner a prueba la fidelidad de los hombres a sus esposas o novias, y luego proporcionar pruebas a sus clientes.

Las pruebas suelen consistir en escribirle mensajes a sus objetivos, contactando con ellos por WhatsApp e Instagram, acaso fingiendo que han obtenido sus contactos de un conocido común. Hacen capturas de pantalla de las conversaciones, de las fotos que envían, y luego se las entregan a sus clientas como prueba de su fidelidad, o de su falta de ella.

Nicolly, una inspectora de fidelidad de 22 años, acababa de dar a luz y estaba sin trabajo cuando fue abordada por primera vez por una mujer en Instagram para probar la fidelidad de su marido. Fue esta primera experiencia la que le hizo darse cuenta de que había una demanda real de ese servicio.

«Una mujer se acercó a mí en Instagram diciendo que le parecía muy guapa y que era el tipo de su marido», recuerda Nicolly. «Me dijo que desconfiaba mucho de él porque ya le había engañado varias veces, así que quería que le coqueteara para ver si caía en la trampa».

La joven fingió enviar un mensaje al marido de la mujer por error, y luego entabló una conversación que pronto llevó a hablar de conocerse en persona. Hizo capturas de pantalla de sus mensajes y se las envió a la cliente, que le envió una generosa recompensa por las molestias. Nicolly contó la experiencia en TikTok, y al poco tiempo otras mujeres se pusieron en contacto con ella con peticiones similares. Hoy gana entre 4.000 y 5.000 reales (800 y 1.000 dólares) probando la lealtad de los hombres en Internet.

Stefani Lara, una mujer de 20 años de Curitiba, es otra inspectora de lealtad que empezó a ofrecer servicios de pruebas de lealtad para ayudar a las mujeres a terminar con relaciones tóxicas como las que ella mantenía hace tiempo. Afirma que unos seis de cada diez hombres aceptan sus insinuaciones y no pasan la prueba.

«No creo que la prueba demuestre al 100% que una persona es fiel o no», dijo Stefani. «Pero creo que ayuda mucho a saber cuál es la intención de los que están de nuestro lado. Muchas mujeres sólo necesitan una prueba para salir».

Iasmin, de 19 años, lleva un año como inspectora de fidelidad, pero ya ha experimentado el lado oscuro de esta nueva profesión online. Una vez, el hombre al que estaba probando miró el teléfono de su novia y descubrió lo que estaba pasando. Se puso en contacto con ella y la amenazó con ir a buscarla y vengarse. Ella temió por su vida, pero la pareja consiguió calmar la situación y el hombre dejó de buscarla. Aun así, desde entonces, ella ha dejado de aceptar solicitudes para probar a hombres de la misma ciudad.

Nicolly, una inspectora de fidelidad de 22 años, acababa de dar a luz y estaba sin trabajo cuando fue abordada por primera vez por una mujer en Instagram para probar la fidelidad de su marido. Fue esta primera experiencia la que le hizo darse cuenta de que había una demanda real de ese servicio.

«Una mujer se acercó a mí en Instagram diciendo que le parecía muy guapa y que era el tipo de su marido», recuerda Nicolly. «Me dijo que desconfiaba mucho de él porque ya le había engañado varias veces, así que quería que le coqueteara para ver si caía en la trampa».

La joven fingió enviar un mensaje al marido de la mujer por error, y luego entabló una conversación que pronto llevó a hablar de conocerse en persona. Hizo capturas de pantalla de sus mensajes y se las envió a la cliente, que le envió una generosa recompensa por las molestias. Nicolly contó la experiencia en TikTok, y al poco tiempo otras mujeres se pusieron en contacto con ella con peticiones similares. Hoy gana entre 4.000 y 5.000 reales (800 y 1.000 dólares) probando la lealtad de los hombres en Internet.

Stefani Lara, una mujer de 20 años de Curitiba, es otra inspectora de lealtad que empezó a ofrecer servicios de pruebas de lealtad para ayudar a las mujeres a terminar con relaciones tóxicas como las que ella mantenía hace tiempo. Afirma que unos seis de cada diez hombres aceptan sus insinuaciones y no pasan la prueba.

«No creo que la prueba demuestre al 100% que una persona es fiel o no», dijo Stefani. «Pero creo que ayuda mucho a saber cuál es la intención de los que están de nuestro lado. Muchas mujeres sólo necesitan una prueba para salir».

Iasmin, de 19 años, lleva un año como inspectora de fidelidad, pero ya ha experimentado el lado oscuro de esta nueva profesión online. Una vez, el hombre al que estaba probando miró el teléfono de su novia y descubrió lo que estaba pasando. Se puso en contacto con ella y la amenazó con ir a buscarla y vengarse. Ella temió por su vida, pero la pareja consiguió calmar la situación y el hombre dejó de buscarla. Aun así, desde entonces, ella ha dejado de aceptar solicitudes para probar a hombres de la misma ciudad.

(Con información de periodismo.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *