Revelan la causa de muerte de dos momias sudamericanas: un asesinato brutal

 338 Total vistas,  1 Vistas hoy

El estudio de momias con la tecnología de tomografía computarizada 3D (TC 3D), ofrece una visión única de los cuerpos.

Nuestros antepasados más longevos también fueron víctimas de la violencia extrema y el asesinato. Así lo demuestra el examen de tres momias precolombinas sudamericanas con sus tejidos blandos bien conservados. Los cuerpos se sometieron a una tomografía computarizada 3D (TC 3D) que utiliza rayos X para ver el estado interno de los restos sin tener que abrirlos.

“Aquí mostramos un traumatismo letal en dos de las tres momias sudamericanas que investigamos con TAC 3D”, afirma el patólogo Andreas Nerlich, de la Clínica Bogenhausen de Múnich (Alemania).

“Los tipos de traumatismos que encontramos no habrían sido detectables si estos restos humanos hubieran sido simples esqueletos”.

Los cuerpos se momificaron de forma natural debido a los entornos secos cuando el líquido se absorbe por los alrededores de un cuerpo más rápido que el ritmo de descomposición.

La momia de Marburgo

Una de las momias es del sexo masculino y pertenecía originalmente a la cultura Arica, en lo que hoy es el norte de Chile. Se conservaba en la Universidad Philipps de Marburgo (Alemania).

Los científicos que la examinaron dicen que es muy probable que viviera en una comunidad de pescadores. El cuerpo mostraba signos de una grave tuberculosis. La datación por radiocarbono sugiere que este hombre murió entre 996 y 1147 de la era cristiana a una edad de entre 20 y 25 años.

Al parecer, la momia murió de un fuerte golpe en la cabeza y de una puñalada en la espalda, que pudieron provenir de uno o dos atacantes.

Las momias de Delémont

Por otro lado, se examinaron dos momias del Museo de Arte e Historia de Delémont (Suiza), una masculina y otra femenina. Ambas proceden probablemente de la región de Arequipa, en el actual suroeste de Perú.

Se cree que el hombre murió entre los años 902 y 994 de la era cristiana, y la mujer entre 1224 y 1282.

En cuanto a la momia masculina, el estudio señala “un traumatismo masivo contra la columna vertebral cervical que representa la causa más probable de la muerte”. Lo más probable es que el golpe letal fuera en la nuca.

La momia femenina de Delémont también presentaba daños en el esqueleto, aunque se cree que éstos se produjeron después de la muerte, durante el entierro.

“La disponibilidad de las modernas tomografías computarizadas con la posibilidad de realizar reconstrucciones tridimensionales ofrece una visión única de los cuerpos que, de otro modo, no se habrían detectado”, afirma Nerlich.

“Los estudios anteriores habrían destruido la momia, mientras que las radiografías o los TAC más antiguos sin funciones de reconstrucción tridimensional no habrían podido detectar las características clave de diagnóstico que encontramos aquí”.

Existen muchos restos momificados recuperados y conservados en museos de Europa a los que se les puede dar el mismo tipo de tratamiento científico para investigar las causas de su muerte.

(Con información de Muy Interesante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.