Recobró la libertad tras pasar 32 años en prisión por un crimen que no cometió

 211 Total vistas,  1 Vistas hoy

Fuera de la cárcel, contó que toda su familia murió mientras estaba encerrado. Nunca ha visto un celular y dice que el mundo es nuevo. Esto fue lo primero que hizo al salir.

Imagínese usted pasar 32 años en una prisión por un crimen que no cometió. Esa situación la vivió Gilbert Lee Poole Junior , quien fue condenado por un homicidio en el que nada tuvo que ver a finales de la década de los 80.

Según el medio de comunicación Mirror , la detención de Lee Poole se ejecutó por el homicidio de Robert Mejía, un sujeto de 35 años que murió luego de un brutal ataque a puñaladas.

El protagonista de esta historia fue condenado cuando tenía solamente 22 años de edad a cadena perpetua sin libertado condicional. Un juez dictó esa sentencia basado en las afirmaciones y los relatos de la novia de la víctima.

Luego de pasar 32 años de su vida en una prisión, Lee Poole dejó la cárcel en Estados Unidos y salió a conocer un mundo nuevo para él.

Según ese mismo medio de comunicación, el hombre no pudo estar presente cuando sus padres y su hermano murieron. No conoce los teléfonos celulares y le tomará un tiempo lograr acostumbrarse a un mundo totalmente desconocido.

Lo primero que hizo Gilbert Lee Poole Junior cuando recobró la libertad fue apreciar el paisaje de un parque, comerse una porción de pizza y caminar por el pasillo de frutas y verduras de una tienda.

Tengo que descubrir cómo navegar en un mundo que no he visto en 32 años. Nunca había visto un teléfono celular en mi vida hasta hoy, además, me produce un poco de miedo de montarme a un automóvil en este momento. Es realmente agradable no tener esposas, eso es seguro”, comentó el hombre libre.

(Con información de CaracolTV)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *