Primero dijo que fue abducida por un ovni y ahora fantaseó que está “embarazada” de un E.T.

 150 Total vistas,  1 Vistas hoy

Irma Rick, una mujer pampeana, se hizo viral en las redes sociales.

Por estas horas, Irma Rick es la vecina más famosa de Jacinto Arauz, una pequeña localidad de la provincia de La Pampa. Allí todos hablan de ella. Primero, en noviembre, había dicho que fue abducida por un ovni y que fue “devuelta” a la tierra a 60 kilómetros de su casa. Ahora completó la fantasía: cree estar “embarazada de un extraterrestre”

Meses después de ese episodio la mujer señaló: “Estoy embarazada de un extraterrestre. Estoy haciéndome estudios porque puedo llegar a tener un embarazo del extraterrestre. Tengo que hacerme ecografías y esas cosas”.

“Supuestamente quedé embarazada cuando ellos me llevaron. No tengo panza todavía, siento molestia, cosas que me pasan. Tengo que consultarle a la fiscal porque no quiere que hable mucho todavía”, expresó en declaraciones que dio a conocer el medio local La Brújula 24.

En noviembre pasado Rick estaba usando el celular cuando comenzó a ver “unas rayas” extrañas, como si fuera la “interferencia” de un televisor, atendió una llamada y se sentía “un zumbido de viento fuerte” del otro lado.

Momentos después salió al patio, solo recuerda haber visto “una luz muy fuerte” y apareció a 65 kilómetros de su casa donde la encontró una patrulla rural de la policía de Colonia Santa Teresa en un estado de “angustia”.

La mujer fue encontrada “muy sucia” en estado de shock y no pudo hablar por seis horas, mientras que además estaba golpeada, pero los estudios que le realizaron en General Acha salieron bien.

Desde ese momento se investiga lo que sucedió debido a que era imposible para ella recorrer ese trayecto.

En noviembre de 2021 recordó el episodio: “Al otro día estaba sentada en la calle, con las piernas extendidas, los brazos arriba de las piernas. Cuando yo abro los ojos, veo la calle. No sé cuánto tiempo estuve sentada”, indicó.

¿Qué pasó cuando despertó? “No sabía si era de noche o de día. Abrí los ojos y vi luces blancas. Esa misma claridad no me dejaba abrir los ojos, hasta ahí recuerdo. Cuando me levanté, tenía el teléfono prendido. Estuve dando vueltas hasta que empecé a reaccionar. Miré el teléfono y eran las 5.30 de la mañana”.

“Lo primero que hice fue llamar a mis hijos pero no podía hablar, entonces les escribí. Me hacían videollamadas pero yo solo les movía las manos. No me salían las palabras”, señaló Irma, que logró volver a hablar seis horas más tarde.

Finalmente sus familiares llegaron a buscarla y según le contaron, ella “estaba muy sucia y tenía olor”. La pregunta principal del caso surgió en ese momento: ¿cómo llegó hasta ahí? Nadie lo sabe, ella admite que no pudo haber caminado esos 60 kilómetros: “Llego a la tranquera y me canso”.

(Con información de Clarín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.