Nacen unos gemelos de embriones congelados hace 30 años

 192 Total vistas,  3 Vistas hoy

Los mellizos pasan a ser los bebés “más viejos” jamás nacidos

Como han calificado en muchos medios, Rachel Ridgeway, una madre de seis hijos, ha dado a luz a unos gemelos de récord. De hecho, este par de hermanos pasan por ser los bebés “más viejos” jamás nacidos.

Las comillas son muy importantes en este caso, ya que esta historia habla de unos embriones que se congelaron para una pareja casada anónima mediante fertilización in vitro (FIV) en Knoxville, Tennessee, y luego se almacenaron a -196 °C en nitrógeno líquido el 22 de abril de 1992, hace 30 años. Un proceso, el de FIV, que puede producir más embriones de los necesarios y que luego puede ser donado a la ciencia o a las parejas que quieren tener hijos.

Los nuevos padres, Rachel y Philip Ridgeway, de Portland, Oregón, eligieron los embriones de una base de datos de donantes, una que enumera ciertas características de los donantes cuando se dan a conocer. La pareja favoreció las donaciones con números de identificación más bajos, ya que habrían sido los primeros en ingresar a la base de datos. Según explicó el padre:

No buscábamos obtener los embriones que habían estado congelados por más tiempo en el mundo. Solo queríamos a los que habían estado esperando más tiempo.

Según los registros, antes de que los mellizos Lydia y Timothy Ridgeway llegaran al mundo el pasado 31 de octubre de 2022, Molly Everette Gibson ostentaba el récord del bebé ‘mayor’, nacida el 26 de octubre de 2020 de un embrión congelado durante 28 años.

Cuentan los investigadores sobre la técnica que los embriones se pueden congelar casi indefinidamente, aunque la tasa de supervivencia después de la descongelación es de alrededor del 80 por ciento, y solo una fracción de los embriones transferidos dan como resultado nacimientos vivos. En este caso, se descongelaron cinco embriones y tres eran lo suficientemente viables para ser transferidos, lo que resultó en dos nacimientos vivos.

No solo eso, a pesar de pasar tanto tiempo congelados, se espera que los niños sean tan saludables como cualquier otra persona. De hecho, es más la edad de la donante y la receptora del embrión lo que marca la diferencia en el éxito del procedimiento.

(Con información de gizmodo.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *