Litros de un gas prehistórico se están escapando del centro de la Tierra

 209 Total vistas,  1 Vistas hoy

El gas prehistórico se formó hace 13.8 mil millones de años, poco después de la explosión violenta del Big Bang. Ahora, se está escapando del núcleo terrestre.

En medio del caos que provocó la explosión del Big Bang, se formó un elemento que escasea actualmente. Conocido como Helio-3, es un gas prehistórico primordial que se generó en una nebulosa solar. De ahí mismo, se piensa, nació nuestro Sistema Solar. Un estudio reciente reveló que algo de este isótopo se mantiene en el núcleo terrestre —y lo que es más: litros se están escapando del centro de la Tierra.

‘Una maravilla de la naturaleza’

Además de confirmar que nuestro planeta viene de la misma nebulosa que todo nuestro Sistema Solar, este fenómeno ha sido descrito como una ‘maravilla de la naturaleza’ por un equipo de científicos de la Universidad de Nuevo México. Los investigadores estiman que el Helio-3 se formó hace 13.8 mil millones de años, más o menos al mismo tiempo que el Universo.

El hecho de que este gas prehistórico se esté filtrando del núcleo terrestre arroja luz sobre la historia natural primitiva de nuestro planeta:

«A medida que un planeta crece, acumula material de su entorno», explican los autores en un comunicado«, por lo que su composición refleja el entorno en el que se formó. Para obtener altas concentraciones de Helio-3 en las profundidades del núcleo, la Tierra tendría que haberse formado dentro de una próspera nebulosa solar, no en sus márgenes o durante su fase menguante».

El estudio se publicó recientemente en Advancing Earth and Space Science, y se explica en dónde están distribuidas las reservas de Helio-3 en nuestro planeta. Sin embargo, los científicos no saben exactamente cuánto de este gas prehistórico hay. Lo que sí saben es que, por la rareza del isótopo, será a lo mucho 0.0001 % del Helio terrestre.

Según reporta Live Science, se escapan 2 kilos de este gas prehistórico primordial al año. Se piensa que se acumuló en el centro de la Tierra durante sus años más jóvenes, como consecuencia de la explosión originaria.

Una reserva ideal

A diferencia de otras capas del planeta, el núcleo «es menos vulnerable a grandes impactos en comparación con otras partes del sistema terrestre», dicen los autores en el artículo. Por lo cual, representa una reserva ideal para que el gas prehistórico se conserve en condiciones óptimas.

Los resultados del estudio se basaron en un modelo 3D de nuestro planeta. Por lo cual, aunque la información es sólida, no es necesariamente concluyente. A pesar de ello, podría ser que exista mucho más Helio-3 en el centro de la Tierra del que se pensaba originalmente. «Hay muchos más misterios que certezas», concluyen los autores en un comunicado.

(Con información de NatGeo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.