La explicación detrás del funcionamiento del tablero ouija, según la ciencia

 270 Total vistas,  3 Vistas hoy

Te diremos cómo funciona la ouija, según la ciencia y la psicología. En el proceso pueden intervenir tres factores esenciales.

El objetivo de la ouija es comunicarse con los muertos en una sesión espiritista. Para ello, el tablero posee el abecedario, números y las palabras “sí”, “no” y “adiós”. Todos los participantes deben colocar sus manos en el puntero de madera (o plancheta) y pedir a los “espíritus” presentes que respondan a sus preguntas. La plancheta se mueve por el tablero para deletrear su respuesta. ¿Qué dice la ciencia al respecto, si hasta el momento no se ha comprobado que existan espíritus capaces de comunicarse a través de este objeto? Te diremos cómo funciona la ouija, según la ciencia y la psicología.

Cómo funciona la ouija: el efecto ideomotor

Quienes no creen en la ouija, pero han sentido que la plancheta se desplaza por el tablero, tal vez experimentaron el efecto ideomotor. El término ideomotor proviene de ideo (una idea) y motor (actividad muscular), lo que sugiere que nuestros movimientos pueden ser impulsados por nuestros pensamientos.

El efecto ideomotor se refiere a los movimientos que realizamos sin ser conscientes de ello, lo que se conoce como movimiento subconsciente. Al utilizar un tablero de ouija, una persona puede mover subconscientemente la plancheta, deletreando cosas que sólo ella podría saber.

Lo mismo ocurre con los que están a su alrededor, quienes también contribuyen con su propio movimiento subconsciente.

Así es como el efecto ideomotor puede explicar por qué la plancheta parece moverse de forma independiente en el tablero de ouija. Este efecto también puede estar detrás de otros fenómenos calificados como sobrenaturales, tales como la escritura automática.

Sentido de la acción

Otra explicación está relacionada con nuestro sentido de la acción o la capacidad de controlar las acciones que tendrán una influencia en los acontecimientos externos. Los experimentos con tableros de ouija han demostrado que nuestro sentido de acción puede ser manipulado, haciéndonos creer que un tercero invisible está moviendo la plancheta.

Según los expertos en el estudio de la mente, esto se debe a los problemas que tiene nuestro cerebro para predecir las consecuencias de los resultados. Cuando nuestras predicciones coinciden con el resultado (por ejemplo, cuando la plancheta se mueve), nos sentimos responsables de la acción.

 

Contagio emocional

Un tercer factor a tener en cuenta para explicar cómo funciona la ouija, según la ciencia, es el contagio emocional.

Cuando se utiliza un tablero de ouija en grupo, la emoción del entorno puede hacer que sea más fácil empatizar con los que nos rodean. Esto puede hacer que captemos su miedo y ansiedad, haciendo más probable que pensemos que la plancheta se mueve por sí misma.

Es posible que una combinación de factores (el efecto ideomotor, un sentido manipulado de las acciones y el contagio emocional) logre convencer a la gente de que la plancheta se mueve y los espíritus les hablan.

Datos curiosos sobre la ouija

Popularmente se cree que el nombre Ouija tiene su origen en el “sí” en francés y alemán: oui + ja, sin embargo, la historia tiene otra versión. Según Robert Murch, historiador y experto en la ouija, Charles Kennard, quien patentó la ouija en 1891, afirmó que después de que él y su hermana le preguntaran al tablero cómo debía llamarse, éste deletreó claramente la palabra OUIJA. El nombre es una palabra del antiguo Egipto que significa “buena suerte”.

En la película de 1973 El exorcista, una niña de 12 años es poseída por los demonios a través de una ouija. Casi todo el mundo en Estados Unidos tenía acceso a un tablero de ouija en aquella época, por ello los sucesos retratados en la película encendieron un miedo generalizado a la “verdadera” naturaleza de este objeto, etiquetándolo como una puerta a sucesos sobrenaturales y dañinos.

(Con información de Muy Interesante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *