Indultan a mujer que mató al abusador que la traficaba en su adolescencia: “Inmensamente agradecida”

 267 Total vistas,  1 Vistas hoy

Sara Kruzan fue condenada a cadena perpetua sin libertad condicional en California (EE.UU) cuando tenía 17 años en 1994 por haberle disparado al sujeto que abusaba de ella desde los 11 hasta los 16 años, causando así su muerte. Fue liberada en el 2013, y ahora el gobernador Gavin Newsom la indultó.

Ir a la cárcel es una pesadilla que nadie quiere vivir, sobre todo si es demasiado tiempo. A pesar de que casi todas las personas se esfuerzan en llevar una vida tranquila para disfrutarla, cualquiera podría pasar por un momento muy complicado y capaz de cambiar eso.

Sara Kruzan, de 44 años, es alguien que sabe muy bien de esto tras haber sido condenada a cadena perpetua por haberle quitado la vida a su abusador.

Al igual que mucha gente, Sara pudo tener una vida feliz y tranquila de la cual disfrutar, pero desde temprano sufrió un grave cambio a manos de otra persona que la llevó por un camino oscuro y desesperante.

Desde los 11 años de edad fue abusada, y a los 13 fue traficada con fines sexuales por un hombre llamado George Howard. Esta tortura duró desde entonces hasta que cumplió los 16, donde una noche de 1994 quiso liberarse de aquella realidad disparándole al sujeto y causando su muerte.

Este acto la llevó a ser detenida y juzgada ante tribunales como una adulta, a pesar de haber sido una adolescente.

El juez a cargo no permitió que se presentaran pruebas sobre sus abusos, según Los Angeles Times, por lo que defenderse fue prácticamente imposible y la condenó a cadena perpetua sin libertad condicional cuando tenía 17.

Una condena que ha sido muy criticada por la falta de comprensión con los sobrevivientes de abuso. Sara luchó por su libertad y le pesaba haber pasado por esto, hasta intentó quitarse la vida.

Gracias a las protestas de muchos, se lograron cambios importantes. En el 2013 el gobernador de California (Estados Unidos) Jerry Brown permitió que la liberaran de prisión, y 9 años después Gavin Newsom la indultó de haberle disparado a su abusador por haber “proporcionado evidencia de que está viviendo una vida recta” y que “este acto de clemencia no minimiza ni perdona su conducta ni el daño que causó”, según New York Times.

Sara expresó su emoción en una declaración compartida en el mismo medio.

“Nunca olvidaré lo que sucedió esa noche y lo reconoceré plenamente, pero estoy inmensamente agradecida de sentir un poco de alivio de la carga de la vergüenza y el estigma social”, dijo en el diario.

Tras su liberación ha publicado sus memorias “Lloré para soñar otra vez: tráfico, asesinato y liberación” para compartir su historia y ha trabajado para concientizar sobre el tráfico sexual que mucha gente como ella ha sufrido.

(Con información de upsocl)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.